Si eres empleado, antes del 20 de diciembre debes recibir tu aguinaldo. Seguro ya sabes, pero por ley te corresponden 15 días de salario cuando has trabajado por un año en la empresa; si tienes menos, éste es proporcional, o quizá recibas un bono más grande en tu compañía.

Muchos mexicanos (incluido yo) vemos este ingreso como dinero “extra” y lo destinamos a compras efímeras ya sea por la temporada navideña o para ‘aprovechar ofertas’. Pero hay otros usos mucho más inteligentes de nuestros bonos de fin de año y pagar la tarjeta de crédito es uno de ellos.

Quizá lo veas como un desperdicio, sin embargo, liquidar tus deudas es la mejor forma de cerrar el año para empezar uno nuevo sin compromisos y destinar parte de tu sueldo -ahora sí- al ahorro.

Aquí te digo tres formas diferentes de usar tu aguinaldo o bono de fin de año para pagar tus tarjetas de crédito:

1) Líquida el total de tu adeudo

Este diciembre revisa muy bien el estado de cuenta de tu tarjeta de crédito y fíjate si tu aguinaldo te alcanza para pagar tu deuda completamente. Si es así, hazlo. Tus ingresos de 2018 te quedarán 100% libres.

2) Paga más del mínimo

Una de las acciones más importantes para que la deuda de tu tarjeta de crédito no crezca a tal grado que no puedas cubrirla, es pagar más del mínimo que te indique el banco para no generar intereses.

Para que liquides tu deuda más rápido puedes:

  • Si es por concepto de meses sin intereses: comunícate con tu banco y solicita que te den un folio, en el cual se especifica que realizarás un abono para este adeudo, así el banco podrá reorganizar el monto que tendrás que pagar los siguientes meses. De lo contrario, si realizas el depósito sin previo aviso, el banco tomará esa cantidad como saldo a favor.
  • Si es una deuda de mucho tiempo: comunícate con tu banco y solicita el saldo total de la tarjeta, si te alcanza para liquidarla, adelante, si no, paga más del monto mínimo para no generar intereses y así verás que tu deuda baja y podrás terminar de pagarla antes.

3) Ten saldo a favor

Si ya tienes un estimado de la cantidad de dinero que usas en tu plástico mes con mes, puedes depositar lo equivalente a uno o dos meses, o lo que creas conveniente, por adelantado, así, durante este lapso tendrás mensualidades cubiertas y el banco tomará ese dinero para el saldo de corte de cada mes. Así, evitarás desembolsar ese dinero de tu salario y quizá este no sea el uso que tenías en mente para tu aguinaldo, sin embargo, podrás liberarte de una de tus deudas y evitar que crezcan.

Vía: FORBES