¿Cuántos contactos, contraseñas y accesos laborales tienes en tus dispositivos móviles? ¿Cuántas veces has abierto un mail por accidente? Actualmente, los empleados de las compañías son un factor de riesgo para la propiedad intelectual de los datos e información  que se maneja dentro de éstas, así lo indica el informe sobre Seguridad Cibernética 2017 de Forcepont.

El informe destaca que un tercio de las empresas sufre una filtración causada por un trabajador, lo que tiene un costo aproximado de 5 millones de dólares por cada caso.

Los empleados que ponen en riesgo a su propia compañía se clasifican en tres categorías:

1.Empleado involuntario

iStock

Este tipo de empleado comete errores sin intención alguna. Los realiza por la falta de capacitación, de conocimiento o por la ausencia sistemas apropiados en la empresa. También, puede ser que se considere “dueño” de la información empresarial y no tome en cuenta que puede estar expuesta a ataques informáticos.

2.Empleado malicioso

iStock

Este empleado tiene toda la intención y motivación de infiltrarse a los datos de su compañía como todo un profesional de ciberataques. Domina los accesos y los privilegios con los que cuenta para robar la propiedad intelectual de su propia compañía. Uno de sus objetivos puede ser el venderla en el mercado negro.

3.Empleado comprometido

iStock

En este caso, existe la posibilidad de que el empleado haya sufrido un robo de información y, por ende, personas externas sean las que hagan mal uso de los datos. Las situaciones en las que puede ocurrir es mediante la infección con phishing por correo electrónico o por el robo de identidad del empleado cuando extraviado alguna de sus credenciales.

Hoy en día, la implementación de la modernidad en las empresas es un aspecto negativo para su propia ciberseguridad. En algunas compañías, el empleado tiene la libertad de elegir en qué lugar realizar sus actividades laborales, pues para empresas estadounidenses el que los trabajadores asistan a la oficina significa una pérdida de 90,000 millones de dólares.

El informe señala que dentro de una organización promedio, los empleados cuentan con aproximadamente 23,000 dispositivos móviles profesionales y personales, de este total, el 89% se conecta a sus respectivas redes corporativas, pero sólo el 65% de las empresas cuenta con políticas para que puedan hacerlo.

Vía: TecReview