Este concepto pretende revolucionar el negocio de las ventas al detalle. La primera tienda Amazon Go se inauguró este lunes en Seattle, Estados Unidos.

Lo que se requiere primero para comprar es descargar la app (disponible para App Store y Play Store) y tener una cuenta en Amazon. Al ingresar, el usuario debe abrir la app y generar un código QR en la pantalla del dispositivo. Este código es leído por los sensores de unas máquinas que están en la entrada.

Después el usuario solo debe tomar los productos de las góndolas y el sistema automáticamente añadirá estos ítems al carrito virtual del cliente. El detalle de la compra se puede ver en la aplicación.

Cabe señalar, la tienda tiene implementado un sistema de sensores y cámaras para identificar qué compró cada consumidor. Una vez hecho esto, el usuario simplemente se retira del local y el sistema le cobrará la compra.

No es necesario pasar por ninguna caja registradora, este es el punto más novedoso del sistema. Es la primera tienda de este tipo. Al salir de la tienda se notifica el valor de la compra directo al dispositivo.

Asimismo, el nuevo y futurista supermercado está en un área de 170 metros cuadrados, ubicado en el centro de Seattle, Washington, entre varios edificios de su campus urbano. Además, dispone de alimentos preparados para el desayuno, el almuerzo o la cena; una selección de ensaladas, sándwiches y refrescos; vinos y cervezas, y algunos productos frescos, como carne.

La tienda ya ha estado disponible en pruebas para empleados de Amazon desde diciembre de 2016, cuando la empresa reveló sus planes de expansión en el sector alimentario y el desarrollo de otros formatos de tienda.

De acuerdo con Amazon, el sistema de seguimiento de los clientes es tan preciso que puede distinguir entre dos personas que se crucen o miren el mismo lineal. El sistema cuenta con reconocimiento de objetos y machine learning.

El Wall Street Journal informó en las pasadas semanas, dichos sensores presentaban problemas cuando había muchas personas en la tienda.

De momento, cuenta con empleados que se encargan de resurtir el inventario, preparar los alimentos en una pequeña cocina que hay en el establecimiento, controlar la sección de alcohol y atender dudas y devoluciones.

Durante 2017, Amazon ha podido asimilar los hábitos de compra en la tienda física y adaptar el servicio a las necesidades del consumidor. Por ejemplo, no se pone salsas o condimentos en las ensaladas para evitar una suma de calorías que quizá no desee el consumidor, sino que ofrece como una opción. Además, brinda versiones más pequeñas de algunas comidas preparadas y etiquetan los platillos vegetarianos.

Amazon Go se integra a Amazon Books y a los puntos de recogida de compra Amazon Fresh Pickup. No obstante, por el momento la compañía no ha revelado planes para abrir más tiendas como esta.

Con información de Estrategia y Negocios.

Share This