Un accidente sin duda puede afectar tus finanzas personales, sin embargo, existen mecanismos como los seguros que te ayudan a reducir el impacto en este tipo de eventualidades.

El Seguro de gastos médicos mayores es uno de ellos, el cual te protege por algún accidente, percance o enfermedad, cubriendo todos los gastos hospitalarios y médicos que se deriven.

El Buró de Entidades Financieras te invita a considerar algunos aspectos antes de contratar este producto:

  • Suma asegurada: Se refiere a la cantidad máxima que pagará la aseguradora por cada enfermedad o accidente que se te presente.
  • El deducible: Es la participación del asegurado en el costo de un siniestro. Considera que la aseguradora no pagará accidentes o enfermedades cuya atención o tratamiento implique un monto menor al deducible.
  • El coaseguro: La mayoría de los seguros además del deducible, hacen que el usuario se solidarice con ellos pagando una parte de los gastos, a lo cual se llama coaseguro. Generalmente se expresa en porcentaje.
  • Periodo de espera: Se trata del periodo de tiempo establecido en la póliza (a partir de la contratación del seguro), durante el cual la aseguradora no cubre los gastos por la atención o tratamiento médico de ciertas enfermedades o padecimientos.
  • Preexistencia: Es la enfermedad o padecimiento que se inició antes de la contratación del seguro de gastos médicos, que por consecuencia no están cubiertos por el seguro.
  • Las exclusiones: Son aquellas enfermedades o tratamientos que la aseguradora no cubre. Los más comunes son: cirugías estéticas, estudios psiquiátricos, padecimientos congénitos, homeopatía, accidentes o enfermedades por consumo de sustancias tóxicas como alcohol y drogas.

Revisa con detalle tu póliza o contrato, ya que existen algunas aseguradoras que no cobran deducible y coaseguro en caso de accidentes. ¡Busca el Seguro de gastos médicos que mejor se acomode a tu economía!

 

Share This