Miembros de la comunidad artística encabezados por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC), la Asociación Mexicana de Productores Independientes y el colectivo El Grito más Fuerte expresaron su oposición frente al manejo de los contenidos culturales como una mercancía dentro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

La solicitud principal es que se excluyan temas relacionados con las industrias cultural, cinematográfica y audiovisual para que no sean concebidas como “simples servicios transfronterizos”, por lo que exigen que se adopte la misma posición que Canadá, la cual plantea redefinir la industria cultural en consonancia con nuevos escenarios, como las plataformas digitales de distribución de contenidos.

La agrupación demanda concebir el derecho de autor como “derecho humanista” y no sólo como atribución económica. Además, pugna por una modificación de política tributaria respecto a los ingresos del sector que no quedan en México, considerando a la regalía como un derecho de los creadores para mitigar la desigualdad entre industrias de ambos países, así como replantear las condiciones ventajosas de distribución y producción de los contenidos estadounidenses en nuestro país frente a los nacionales.

El documento, que ya había sido presentado a la Secretaría de Cultura, sería entregado este lunes a las secretarías de Relaciones Exteriores y de Economía.

La solicitud incluye alrededor de 500 firmas que incluyen a personalidades como Guillermo del Toro, Alfonso Cuarón, Damián Alcázar, Gabriela De la Garza, Diego Luna, Arturo Ripstein, Diana Bracho, Juan Carlos Colombo, Blanca Guerra, Gael García y Demián Bichir.

El comunicado con las demandas será publicado en internet y se abrirá una página en la plataforma change.org para quienes deseen añadir su firma.