Durante el fin de semana, las recaudaciones en la taquilla de Estados Unidos y Canadá fueron dominadas por los estudios Disney, gracias a Capitán América: Guerra Civil y El libro de la selva.

La primera, protagonizada por Chris Evans y Robert Downey Jr. tuvo una baja de 59% respecto a su estreno, obteniendo 72.6 millones de dólares y un acumulado total a nivel mundial de 941 millones; mientras que la segunda, una recreación en acción viva del clásico animado de 1967, obtuvo 17.8 mdd, para un total internacional de poco más de 800 millones de billetes verdes. En EU y Canadá el filme de los superhéroes de Marvel ha generado 296 millones.

Otro estreno de la semana y al que le fue mejor de lo que se esperaba es el thriller Money monster, dirigido por Jodie Foster y estelarizado por George Clooney y Julia Roberts, que obtuvo 15 millones de dólares, una cifra mucho mejor que recientes cintas de drama con veteranas estrellas en el elenco. Parte de su éxito se debe a la buena recepción que tuvo el filme durante su presentación en el Festival Internacional de Cine de Cannes.

“En un mundo en el que existen Netflix y otras opciones, los dramas dirigidos a un público más adulto son algo por lo que vale la pena luchar. Esta es una importante victoria porque este tipo de películas se han convertido en una especie en peligro de extinción en el mundo del cine”, expresó el director de marketing y distribución de Sony Pictures, Josh Greenstein.