Agustín Carstens, el ahora gerente general del Banco de Pagos Internacionales (BPI), organización que agrupa a los bancos centrales del mundo, explicó en su discurso que las criptodivisas “probablemente no son sustentables como dinero” y que no se adecuan “la definición básica textual” de una moneda.

Aseguró en declaraciones en la Universidad Goethe en Fráncfort que “hay un caso sólido para intervención política”.

“Estos activos pueden provocar preocupaciones vinculadas a la protección al inversor y a los consumidores. Las autoridades apropiadas tienen el deber de educar y proteger a los inversores y consumidores, y necesitan estar preparados para actuar”, agregó.

Sin explicar o detallar qué medidas deben tomarse, advirtió que “las fichas digitales privadas disfrazadas de divisas no deben socavar esta confianza (en los bancos centrales)”.

Carstens dijo que las autoridades deben garantizar un campo de juego parejo y sistemas de pago funcionales, y salvaguardar “el valor real” del dinero. Este fue su primer discurso público como titular de la organización ubicada en Basilea, Suiza.

Cabe recordar, el valor de las criptomonedas creció en 2017 para luego irse abajo. El bitcoin perdió dos tercios de su valor desde la segunda mitad de diciembre.

Asimismo, la mayor moneda virtual cayó este martes 3.83 por ciento a 6 mil 838 mil dólares a las 7:19 horas de la Ciudad de México, luego de haber bajado anteriormente hasta 5 mil 922 dólares, de acuerdo con los precios de Bloomberg.

“Bitcoin no es funcional como medio de pago, sino que depende del oxígeno que le da la conexión con medios de pago estándar y las aplicaciones de negociación que vinculan a los usuarios con cuentas bancarias convencionales”, insistió Carstens.

Carstens asumió a fines de 2017 después de dirigir el Banco de México (Banxico). El BIS colabora para que los bancos tengan la estabilidad monetaria y financiera.

Con información de El Financiero.