Nerviosismo por Trump

Nerviosismo por Trump

Por: Iván Rojas Dosal

El peso mexicano se convirtió en uno de los indicadores que siguieron los analistas políticos y financieros para evaluar el primer debate presidencial estadounidense. Sin duda, existe nerviosismo derivado de las posibles consecuencias del proceso electoral en Estados Unidos, cuyas implicaciones para México podrían ser particularmente importantes.

La elección presidencial a efectuarse el próximo 8 de noviembre y que se disputa entre Hillary Clinton y Donald Trump será un elemento que afectará al tipo de cambio.

En la medida en que haya factores que indiquen que Donald Trump podría ser Presidente, seguirá la volatilidad a escala global llevando al dólar por arriba de los 20 pesos. Mientras que las cotizaciones alcanzan niveles por debajo de los 19.50 pesos por dólar, una vez que el mercado considera que la candidata demócrata es la que avanza.

Sin embargo, analistas afirman que a pesar de los resultados vistos después del debate, aún existen riesgos para el peso mexicano, que podrían evitar una rápida recuperación, como la evolución del precio del petróleo y la eminente alza de tasas de la Fed, ahora prevista para diciembre.

Para contrarrestar las presiones inflacionarias y mantener ancladas las expectativas de inflación, el Banco de México (Banxico) decidió aumentar por tercera vez en el año su tasa de interés de referencia en 50 puntos base hasta 4.75%. Con esto se espera un ajuste al alza en la tasa de fondos federales en este año y un aumento gradual de la misma durante 2017.

Durante el año, eventos como la desaceleración de la economía china, la decisión de Reino Unido de salir de la Unión Europea, o el alza de tasas de la Reserva Federal de Estados Unidos, han generado una postura constante de aversión al riesgo.

Las perspectivas de crecimiento mundial sugieren un moderado ritmo de la actividad económica. México no será la excepción.

 

 

Lo que dejó Río 2016

Lo que dejó Río 2016

Por: Iván Rojas Dosal

Terminaron los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016 y de nueva cuenta los números no son favorables para México.

Somos “la economía número quince de ciento noventa y cuatro”, -como dice el spot del gobierno-, sin embargo a Río los atletas llegaron sin uniformes, con ropa parchada, rasgada y con preparación que se auto pagaron a través de la recolección de ayuda con el clásico boteo. Es importante plantearnos ¿por qué el nivel es tan pobre en el deporte mexicano? , ¿por las carencia de organización?

Cabe resaltar que somos un país lleno de escándalos como narcotráfico, muertes y corrupción, en la cual no se salva casi ningún político. Ahora el tema de moda es el deporte, en donde se anuncia que se repartirán 8 millones de pesos en premios y desde luego la foto con la plana mayor del gobierno mexicano.

Sin embargo, no debemos perder de vista en dónde la burocracia consume los recursos económicos asignados. Por ejemplo el hecho de que uno de los jerarcas del deporte, en lugar de llevar a un atleta más, metió a su novia en el contingente, desde luego.

El deporte mexicano no es más que el reflejo de lo que representa la política mexicana, en donde predominan las pugnas, los cotos de poder, búsquedas de riqueza personal y reflectores para las elecciones, pero en ninguna de ellas está el desarrollo, crecimiento y triunfos del deporte. Lo único seguro que está en todo ello, es que la CONADE se convierte en un lugar para desviar recursos y sembrar cotos de poder.

Una verdadera tristeza para la economía “15 del mundo”. Realidad o ficción, un nuevo capítulo de triunfos personales (atletas) y fracaso para el país en general.

El mundo en los tiempos del Brexit

Por: Iván Rojas Dosal

La histórica decisión del Reino Unido de salir de la Unión Europea, materializó un importante riesgo para la economía global.

Ante este panorama el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que el crecimiento global este año sea solo del 3.1%, lo que representa un 0.1% menos que su expectativa anunciada en abril de este año , siendo su recuperación -según el mismo FMI- hasta el 2017. Sin embargo México libró el recorte en las expectativas, pues el organismo mejoró su perspectiva de crecimiento económico del 2.41 a 2.5% para este año.

A pesar de esta proyección para nuestro país, se pronosticó que la economía estadunidense -principal socio comercial de México- bajó a .2% para situarse en 2.2%, debido al crecimiento más débil de lo esperado en el primer trimestre.

El más afectado será el propio Reino Unido tras el Brexit, cuando el PIB alcance tan solo el 1.3% , que está lejos en nueve décimas, del 2.2% estimado apenas en abril.

Aunque el vínculo comercial de México con el Reino Unido es reducido, está expuesto a una desaceleración por vínculos financieros y volatilidad de inversionistas.

Sin duda se espera un escenario severo y una intensificación de la tensión financiera, especialmente en las economías avanzadas de Europa, afectando las condiciones mundiales, por lo que es necesario fortalecer la posición fiscal en todas las regiones incluyendo a México.

Urge un régimen económico NO extremo

Urge un régimen económico NO extremo

Por: C.P Iván Rojas Dosal

Donald Trump, Nicolás Maduro, el Brexit y el Islam son algunas de las preocupaciones sociales y  económicas que por sus políticas duras e inflexibles han dividido al mundo. Con crisis como la Griega, la de Puerto Rico, la devaluación de monedas en América, la corrupción de los gobiernos y el deterioro de las instituciones, es momento de preguntarnos si el modelo económico actual sigue funcionando, porque la incertidumbre ya es tal que no se ve un rumbo cierto.

Es verdad que la globalización trajo soluciones al desempleo global y al boom económico que se vive en algunas economías, pero también esto trajo como consecuencia que un estornudo en USA, se convierta en una devaluación de más del 40% del peso mexicano en los últimos tres años.

En mi opinión es tiempo de buscar un régimen económico no extremo, donde se salvaguarde la economía local con el valor agregado de la globalización y no al revés, como opera hoy día.

Por ejemplo, la derrama económica generada por los visitantes internacionales ascendió a 17,457.10 millones de dólares y así como es de bueno este dato, lo negativo es que casi el 80% se importa.

No sería tiempo de realizar la sustitución de importaciones de este sector o parte de este sector, para que la derrama final o el balance final no sólo deje salarios en el país, si no también contribuya al crecimiento de las PYMES sin dejar de ser una industria globalizada con inversión extranjera.

Es momento de buscar nuevas teorías económicas que satisfagan la microeconomía sin descuidar lo ganado con la globalización.

 

Presiones económicas

Presiones económicas

Por: C.P IVÁN O. ROJAS DOSAL

En vísperas del segundo semestre de 2016, el panorama económico no ha cambiado mucho. Desde el inicio de año seguimos con la misma depreciación del peso que se ha venido agudizando en estos días y que en mi opinión ya no corresponde a una economía emergente como la nuestra.

La especulación está haciendo estragos en el peso, es momento de ver al Banco de Mexico para generar calma en los mercados. Urge que la comisión de cambios haga algo, ya que cada día se ve más cerca el dólar a los veinte pesos en tipo de cambio, lo cual sería ilógico ya que no refleja la realidad económica de nuestro país.

Otra variable que continuará seguramente hasta el fin de año, será la del flujo de dinero que sigue sin sentirse en la economía y que ha llevado a retrasar pagos a proveedores y por ende a una desaceleración de la empresas, lo que se traduce en recorte de trabajadores y desempleo en ascenso.

Además aún cuando en abril no sólo no hubo inflación -sino que ésta disminuyó- la depreciación del peso ya se está reflejando en los precios de los bienes y servicios, la cual no aparecía desde la depreciación del peso del año pasado.

La única variable que si ha visto cambios desde enero a la fecha, es entre comillas el aumento en el precio del barril de petróleo, y digo entre comillas ya que PEMEX ha declarado que las reservas del crudo por falta de inversión apenas rebasa los ocho años, y su situación financiera es francamente preocupante por una posible quiebra.

Al parecer este segundo semestre presentará presiones económicas y en mi opinión, es el momento de que el gobierno tome medidas que den un poco de aire a la economía, proponiendo para el 2017, cambios fiscales que apoyen a las empresas y por tal motivo a la economía y que tal situación lo lleve a quitarse presión.

Hemos visto en los últimos días al presidente que el candidato nos propuso: vanguardista, moderno, reformista y el líder que necesita México. Necesitamos que también se haga presente en la Reforma Fiscal que requiere nuestra economía y por fin que sea el sostén de un crecimiento estable.

Y siguen cayendo los precios del petróleo…

Por: C.P IVÁN O. ROJAS DOSAL

De “robusto” calificó el Fondo Monetario Internacional (FMI) al crecimiento de la economía de México para este año en su informe de “Perspectivas Económicas Globales”. En contraste el escenario para América Latina no es nada favorable, ya que pronostican una contracción este año, arrastrada por Brasil y Venezuela que registran -por segundo año consecutivo- un decrecimiento económico.

Esta noticia es más pesimista que el informe del mes de enero de este año, donde se esperaba que el PIB de la región decreciera un 0.3%. Sin embargo en este segundo informe se pronostica que del 0.5% exista una caída del 0.2%.

De concretarse las estimaciones del FMI para América Latina y el Caribe, se registrará un segundo año consecutivo de recesión, algo que no sucedía desde 1982-1983, época que marcó el rumbo económico de la década de los ochenta de la región, denominada la “década perdida”.

A pesar de este escenario negativo, el informe califica a la economía de México como “sobresaliente” y aunque en la estimación anterior se esperaba un crecimiento de 2.6%, en el actual se pronostica una leve baja de 0.2% y para 2016 se espera un crecimiento del 2.4%.

El FMI asegura que esta baja es debido a la caída de los precios del petróleo, sin embargo sigue siendo beneficiado por la recuperación de los Estados Unidos.

Factores que el informe califica como positivos para la economía de México, adicional a la recuperación de los Estados Unidos -principal socio económico de nuestro país-, es lo que se denominó como una saludable demanda doméstica privada, argumento positivo desde la perspectiva económica, impactando en el sustento económico del mercado interno.

Aunque ésta es sin duda una oportunidad para que las empresas aprovechen este consumo interno, es importante mencionar que las reformas estructurales no impulsan este crecimiento.

Hoy vemos un México separado de América Latina, Centro América y de muchos países en el mundo, sólo un puñado de países registran crecimiento para este 2016. Esperemos que pronto la microeconomía comience a ver el efecto de la macroeconomía.