Diego Rejtman: De Buenos Aires a Seattle con la misión de inspirar

Cuando Diego Rejtman tenía 10 años, sus papás se gastaron un sueldo entero para comprarle una computadora. Se trataba de una Comodore 64 que se convirtió en su aliada inseparable y en un augurio de lo que sería su carrera profesional, un trayecto que lo llevaría hasta Seattle para trabajar en una de las empresas tecnológicas más grandes del planeta: Microsoft. La pasión del niño Rejtman por los juegos de computadora era tal que, a instancias de su mamá, dedicaba tardes enteras a escribir a las empresas que fabricaban los juegos que tanto le gustaban. Lo más curioso es...

Read More