Tips para evitar el estrés post vacacional

Para muchos, el regreso a la oficina luego de unas sabrosas vacaciones es un motivo de gran angustia, pudiendo llegar a derivar en serios cuadros de ansiedad y estrés. Para evitar estas situaciones tan poco beneficiales para la salud y la productividad, aquí te contamos buenos consejos para aplicar.

Planificando el regreso a casa

La salida hacia el destino de recreación debe realizarse ni bien salgamos del trabajo, el mismo día si fuera posible. Haz tus maletas la noche anterior, y deja todo listo para quitarte el traje y vestir la camisa floreada: cuanto antes salgas, mucho mejor será. No olvides de dejar los encargos pertinentes respecto del cuidado de las mascotas, del hogar, retiro del periódico y de la correspondencia, y sensores foto sensibles que enciendan automáticamente las luces del frente y del jardín.

El regreso es otro tema. Una buena técnica, aunque a muchos les angustiará saber, es acortar el período de vacaciones. El retorno a casa debe pactarse para unos tres días antes del regreso a la oficina, de preferencia hacia el final de la semana. De este modo tendremos tiempo suficiente para acostumbrarnos a la vuelta a casa, ordenaremos las maletas, lavaremos la ropa y también podremos descansar del viaje, antes de reintegrarnos a la oficina.

Cómo evitar el estrés luego de las vacaciones

En lugar de estar sollozando y pensando en el largo tiempo que resta antes de las próximas vacaciones, haz lo posible por extender la alegría de las que acaban de pasar. Cambia tu fondo de pantalla por una fotografía del viaje, o luce en tu escritorio algún recuerdo del descanso. Al volver a casa, los primeros días prueba con cocinar los platillos que te deleitaron en las vacaciones, y sírvete cócteles coloridos como si aún estuvieses de descanso.

Antes de salir a las vacaciones, planifica tu regreso. Deja listas cuantas tareas puedas, y haz los planes y las derivaciones que puedas para que, al volver a trabajar, puedas hacerlo lentamente y casi sin pendientes. Si puedes, adelanta trabajo, o  intercambia tareas con un colega que tome su descanso en otra ocasión del año, cuando podrás devolverle la cortesía.

A su vez, evita sobrecargar tus horas en la primera semana luego del regreso a casa. Si vas al gimnasio o tienes actividades fuera del trabajo, evita realizarlas en los primeros días, para descansar apropiadamente. Si colmas tu día de trabajo y de actividades terminarás exhausto, recuerda que has pasado días de horarios lentos y despreocupados.

Toma pequeños descansos a lo largo del año, así sea escapadas de fin de semana o el día entero en otra ciudad, de paseo. Estas son excelentes maneras de relajar la mente, liberar las presiones, y también de entrenar a nuestro cerebro en el acomodo post descanso, algo sumamente útil para el retorno a las labores luego de vacaciones extendidas.