La productividad en una empresa se logra cuando se ha podido optimizar el uso de los recursos. Medir esta productividad es una de las actividades frecuentes de las empresas para saber cómo les ha ido, pero cometen el error de hacerlo de manera segmentada.

Los ejecutivos de una empresa deben considerar que la organización es un ente completo donde interactúan diferentes áreas: ventas, finanzas, marketing, sistemas, etcétera.

Por ejemplo, al medir sólo el área de Ventas, el directivo tendrá información sobre la las transacciones y el costo de lograrlas, pero ésta será limitada si el objetivo es mejorar otras actividades y no sólo se trata de ingresos. Si el área de Operaciones mide sólo la producción, los resultados no estarán vinculados con otras áreas de la firma, como mercadotecnia.

La medición eficaz

En cambio, con una medición homogénea los directivos podrán hablar un mismo lenguaje. Así, por ejemplo, un líder de ventas sabrá cuantitativamente cómo impacta su labor en la operación.

Cada ejecutivo podrá conocer las otras áreas y tendrá una visión completa del negocio. Todos compartirán un objetivo común: sacar adelante la empresa y disminuir los riesgos.

El primer paso para ejecutar este tipo de medición es tener claro para qué se necesita. Casi siempre se hace para saber cómo le fue a una empresa en determinado momento, pero éste es un uso limitado.

Un sistema de indicadores con propiedades estadísticas creado para ese fin permite a los líderes conocer tendencias, relaciones entre los indicadores o entender cómo está articulada la organización.

Debe existir un sistema general que permita medir todas las áreas al mismo tiempo, además de crear reglas que todo el equipo respete para que la información sea congruente.

Los ejecutivos deben entender que una medición general y simultánea no significa que todo el equipo debe ser experto en estadística, más bien se trata de un sistema unificado cuyos resultados serán interpretados por un experto.

Los 3 pasos

1. Crea una Oficina de Gestión del Desempeño. Se encargará de construir indicadores de medición, verificar su pertinencia y actualizarlos.

Debe construir y compartir una visión unificada de la organización, tanto en sus procesos como en sus indicadores, así como de relacionarlos a la estrategia de negocios.

Esta Oficina sirve para traducir las estrategias a un conjunto de proyectos realizables, medirlos y evaluar su desempeño en un año.

2. Mide la productividad de todos los empleados. El indicador debe ser una expresión de cómo los empleados hacen cierta actividad. De esta manera podrán enlazarse las diferentes áreas y sus actividades.

3. Genera indicadores de medición vinculados a la estrategia de negocio.Ofrecerán datos que ayuden a entender el comportamiento de la organización.

Fuente:CNNExpansión