La Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) indicó que estas Empresas Facturadoras de Operaciones Simuladas (EFOS) registran operaciones, compras o servicios que nunca se realizaron. Es decir, simulan que los contribuyentes a quienes les expiden los comprobantes fiscales digitales son sus clientes, a cambio de recibir una comisión como un porcentaje del monto de la factura comprada.

“No deben perder de vista que al comprar esas facturas o comprobantes fiscales digitales se están convirtiendo en EDOS (Empresas Deductoras de Operaciones Simuladas); es decir, en personas o empresas que simulan un aumento en sus gastos de operación para pagar menos impuestos, al deducir esas facturas, lo que los hace partícipes de esquemas de operaciones fraudulentas que pueden tipificar uno o varios delitos”, puntualizó la procuraduría.

Asimismo, desde el primero de enero de 2014, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) publica en su web oficial los nombres tanto de las empresas fantasma como de quienes compran sus facturas o comprobantes fiscales digitales.

En caso de que el SAT por error identifique a algún contribuyente como EFO o EDO y estos puedan demostrar que sí llevaron a cabo las operaciones que amparan los comprobantes fiscales digitales, Prodecon puede asistirles.

Con información de Milenio

Share This