Todos hemos pasado por esos momentos en los que sentimos que, independientemente de lo que sucede, no encontramos nada positivo a nuestro favor. Es fácil criticarte y juzgarte por tus acciones, desde tu rendimiento en el trabajo hasta el cómo hacer frente a situaciones en tu hogar.

Lo que no te das cuenta es que esta actitud negativa puede llevarte a perder y olvidar los éxitos que ya has cultivado en la vida.

Esta mentalidad te está llevando a pensar que eres un fracaso, incluso cuando toda la evidencia en tu vida personal como profesional llevan a otras conclusiones. Si estás demasiado ocupado luchando contra las dificultades de tu vida, es probable que nunca tengas tiempo para apreciar realmente tu éxito y logros alcanzados.

Inclusive ya podrías ser exitoso y no te das cuenta, descubre si este es tu caso:

1. No dependes de tus ingresos:

Muchas personas dependen de su próximo cheque para que todo funcione a la perfección. Vivir sin la preocupación de no tener el suficiente dinero para llegar hasta el final del mes, implica un grado de éxito.

Puede que no estés en capacidad de pagar por un Rolex o comprarte el último vehículo de gama alta, pero si tienes claro tus objetivos económicos y estás trabajando por conseguirlos, definitivamente estás por encima del promedio.

2. No buscas aprobación:

Buscar la aprobación de tus seres queridos y colegas era algo que solías hacer cuando eras joven.

Si ya has dejado de esperar ese reconocimiento, felicitación o palmada en la espalda cada vez que actúes como se supone que debes hacerlo o cuando cumples con tus obligaciones, te has convertido en una persona más exitosa de lo que te podrías imaginar. Ser capaz de hacer lo tuyo sin buscar la aprobación es una señal clara de seguridad mental.

3. Sufres menos:

Recuerda cómo era tu vida hace tan solo un año atrás, ¿encuentras que las cosas ahora son más tranquilas en casa y en el trabajo? Si este es el caso, probablemente puedes decir que tu vida es bastante exitosa, haz aprendido a ponerle orden y armonía al caos que puede surgir.

4. Tienes un plan:

El éxito se construye sobre una estructura y un plan de largo plazo. Si tienes un marco para alcanzar las metas en tu vida, haz hecho gran parte de la tarea; la gente no suele planificar su futuro, peor aún, hay personas que ni piensan en él y esperan alcanzar todo lo que desean.

5. Anhelas más:

Si esperas más de cualquier situación y estás dispuesto a trabajar para conseguirlo, estás en camino hacia el éxito. La ambición y el deseo son dos motivantes necesarios para lograr tus objetivos con mayor firmeza.

6. Madrugas:

Si vas a hacer de tu vida un proyecto exitoso, no puedes empezar tus días a las 10 de la mañana. Cuando despiertas temprano y te mentalizas teniendo un día productivo y abundante, estás decidiendo llevar un estilo de vida y personalidad exitosa.

7. Eres socialmente activo:

El éxito no solo es depende de tu puesto profesional o nivel de tus ingresos, este puede manifestarse de muchas maneras. Si buscas ampliar tu circulo de amigos y conocidos, si buscas rodearte de personas exitosas y con objetivos claros en su vida, con seguridad que triunfarás en lo que sea que vayas a hacer. Recuerda:

Eres el resultado de las 5 personas con las cuales pasas la mayor parte de tu tiempo. Asegúrate de escogerlas bien.

8. Respetas:

El éxito proviene de aprendizajes, experiencias propias, dificultades, tensiones y momentos alegres que has vivido. Si entiendes que cada persona tiene una historia qué contar y respetas esto, habrás entendido el valor del éxito.

9. Deseas ayudar a los demás:

Una vez más, tu éxito va mucho más allá del valor de tu vehículo, de cuántas habitaciones tiene tu casa o cuántos ceros a la derecha tiene tu cheque. El éxito radica en tu capacidad de brindar lo que tienes, de tu capacidad de ayudar y entender que tener más no implica ayudar menos. Todo lo contrario.

10. Eres apasionado:

El éxito puede entenderse de muchas maneras, sin embargo, independientemente de cómo desees interpretarlo, este solo podrá ser alcanzado si tienes la pasión, las ganas y voluntad de trabajar por él. Querer ser exitoso no es suficiente, pensar en él tampoco. Así que ponle trabajo a tu pasión y ve tras eso que sueñas.

11. Posees confianza sin arrogancia:

La única diferencia que existe entre una persona exitosa y alguien que cree tener éxito es la manera como lo reflejan. Tener éxito no significa decirle a todo el mundo lo que has logrado, cuánto has hecho y lo que piensas hacer… eso no es éxito, eso es arrogancia. Muestra humildad e inspira a los demás, no a ser cómo tú, sino a luchar por lo deseen alcanzar.

12. Eres un luchador:

Muchas veces es necesario fracasar para ser exitoso. Es necesario que entiendas lo que significa estar abajo para realmente apreciar lo que tienes cuando estás en la cima. Debes luchar para salir del fracaso para valorar lo que has conseguido con tu sudor y esfuerzo.

El éxito pierde su significado cuando quitas el fracaso y los errores de la ecuación. Levantarte implica intentarlo de nuevo, probar una vez más, buscar alternativas tal y como se explica en el video motivacional que cambiará tu vida.

13. Te esfuerzas por mejorar:

Mucha gente cae en la trampa de pensar que lo lograron. Hay personas que piensas que cumplir con el horario es suficiente, que cumplir con el informe basta, que hacer lo necesario es lo único por hacer.

Si eres de los que no se conforma con lo hecho, si estás constantemente pensando en cómo mejorar, cómo ser más efectivo y eficiente…si a diario buscas una mejor versión de ti mismo, con seguridad que el éxito no será cuestión de suerte, será algo seguro.

14. Tienes disciplina:

La disciplina sólo puede venir de una persona exitosa. Aprender cómo no cometer errores y cómo tomar la decisión correcta es vital para tener éxito a largo plazo.

15. Eres paciente:

La paciencia es una virtud que las personas exitosas practican en sus relaciones. Sin paciencia ni la capacidad mental para entender que todos somos diferentes, que pensamos de manera única y que nuestras metodologías son distintas difícilmente podrás dejar un impacto positivo en tu entorno laboral y personal.

16. Te puedes dar el lujo de decir no:

Buscar la aprobación de los demás implicaría hacer cosas con las que no estás de acuerdo. Muchas de las respuestas no reflejan pensamientos ni ideales, solo muestran el deseo de complacer a los demás. Cuánta gente no actúa para complacer, para ser querido y para quedar bien con los demás.

Cuántas personas no han sacrificado su visión de vida por temor a lo que dirán, a lo que puedan pensar los demás cuando escuchen un no como respuesta. Ser exitoso es tener claro hacia donde vas, así esto implique dar las respuestas que la gente no quiere escuchar.

17. Administras bien tu tiempo:

Solo gestiona bien el tiempo aquellos que entiende la importancia de éste; y no solo eso, sino que más allá de entender hacen algo al respecto, saben utilizarlo sabiamente y dejan de perderlo, en otras palabras, buscan ser productivos. ¿Eres de los que tiene mucho por hacer y muy poco tiempo? ¿Eres de los que logra completar tus actividades a pesar de las excusas? Con seguridad que ya eres exitoso.

18. No culpas a los demás:

Has llegado a un punto en tu vida donde entiendes que eres responsable de tus actos, haz tomado propiedad de tu situación actual y dejaste de culpar a los demás por tus fracasos y frustraciones. El éxito no llega a quien lo espera o a quien cree que lo merece, el éxito es para quien trabaja por él, se responsabiliza y hace lo necesario por conseguirlo.

19. No pierdes tu tiempo:

Atrás quedaron los días en que dejabas que otros te arrastrarán a gastar tu tiempo en actividades poco productivas, aburridas o incluso contraproducentes para tus objetivos.

Recuerda que la aprobación de los demás no debe ser un motor para tus actuaciones. Cree en lo que haces, comprométete con tus objetivos, crea tus circunstancias y aprovecha tu tiempo.

20. Eres asertivo:

Entiendes que los términos medios te quitan claridad;decir sí o no, no es suficiente y es por eso que al explicar tus razones estás dando a entender que eres una persona con tus propios pensamientos y necesidades. Y no significa que seas inflexible, simplemente tienes prioridades, razones y objetivos, y para ellos estás trabajando.

21. Mantienes una actitud positiva:

Has aprendido que tener una predisposición negativa, o demostrar que no te importa para justificar una posible derrota o fracaso, no sirve de mucho. No solo te hace sentir incapaz y ansioso, sino que afecta tu resultado final.

Al ser positivo respecto a los resultados y teniendo claro lo que quieres lograr, no solo te permitirá lograr las cosas de una forma más fácil, sino que te enseña vivir de esta manera, siempre viendo el vaso medio lleno.

22. Cuidas tu salud:

Bien sea fumar, consumir drogas, comer grasas y azúcar, no hacer ejercicio, o llevar una vida llena de excesos, has entendido que esto solo conduce a un lugar, un lugar que quizás no es el que tengas en mente o para el cual estás trabajando.

Eres exitoso porque has entendido que la vida es de decisiones y responsabilidades; que bien puedes quedarte con una vida de excesos o asumir una nueva donde valoras tu salud y tu estado físico y mental.

23. No buscas una relación para resolver tus problemas personales:

Es fácil de ocultar los fracasos detrás de alguien que te ama. Es fácil decir que todo ocurre en tu vida por la presencia de esa otra persona que no te deja hacer lo que deseas, que no te entiende y que no te valora.

Justificas tu incapacidad asumiendo que todo lo que te ocurre es culpa de ese alguien más. Definitivamente eres exitoso porque has entendido que se puede mejorar, que se puede crecer con tu compañero/a.

24. Eres profesional:

Cuando en tu lugar de trabajo las cosas no salen como quieres, necesitas hacer frente a las situaciones. Debes separar lo personal de lo laboral, y asumir los conflictos de manera profesional.

25. Tu razón:

Debes entender que la vida es cuestión de intermedios. La vida se compone de situación y eres tú el que le pone el significado. Deja de pensar que las cosas no están ocurriendo como esperabas, deja de tener una actitud negativa frente a las dificultades y trabaja por lo que quieras lograr.

El éxito viene de la aceptación de sus propias habilidades y capacidades, no de lo que alguien más te pueda decir.