Por: Iván Rojas Dosal

La histórica decisión del Reino Unido de salir de la Unión Europea, materializó un importante riesgo para la economía global.

Ante este panorama el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que el crecimiento global este año sea solo del 3.1%, lo que representa un 0.1% menos que su expectativa anunciada en abril de este año , siendo su recuperación -según el mismo FMI- hasta el 2017. Sin embargo México libró el recorte en las expectativas, pues el organismo mejoró su perspectiva de crecimiento económico del 2.41 a 2.5% para este año.

A pesar de esta proyección para nuestro país, se pronosticó que la economía estadunidense -principal socio comercial de México- bajó a .2% para situarse en 2.2%, debido al crecimiento más débil de lo esperado en el primer trimestre.

El más afectado será el propio Reino Unido tras el Brexit, cuando el PIB alcance tan solo el 1.3% , que está lejos en nueve décimas, del 2.2% estimado apenas en abril.

Aunque el vínculo comercial de México con el Reino Unido es reducido, está expuesto a una desaceleración por vínculos financieros y volatilidad de inversionistas.

Sin duda se espera un escenario severo y una intensificación de la tensión financiera, especialmente en las economías avanzadas de Europa, afectando las condiciones mundiales, por lo que es necesario fortalecer la posición fiscal en todas las regiones incluyendo a México.

Share This