Por: C.P Iván Rojas Dosal

Donald Trump, Nicolás Maduro, el Brexit y el Islam son algunas de las preocupaciones sociales y  económicas que por sus políticas duras e inflexibles han dividido al mundo. Con crisis como la Griega, la de Puerto Rico, la devaluación de monedas en América, la corrupción de los gobiernos y el deterioro de las instituciones, es momento de preguntarnos si el modelo económico actual sigue funcionando, porque la incertidumbre ya es tal que no se ve un rumbo cierto.

Es verdad que la globalización trajo soluciones al desempleo global y al boom económico que se vive en algunas economías, pero también esto trajo como consecuencia que un estornudo en USA, se convierta en una devaluación de más del 40% del peso mexicano en los últimos tres años.

En mi opinión es tiempo de buscar un régimen económico no extremo, donde se salvaguarde la economía local con el valor agregado de la globalización y no al revés, como opera hoy día.

Por ejemplo, la derrama económica generada por los visitantes internacionales ascendió a 17,457.10 millones de dólares y así como es de bueno este dato, lo negativo es que casi el 80% se importa.

No sería tiempo de realizar la sustitución de importaciones de este sector o parte de este sector, para que la derrama final o el balance final no sólo deje salarios en el país, si no también contribuya al crecimiento de las PYMES sin dejar de ser una industria globalizada con inversión extranjera.

Es momento de buscar nuevas teorías económicas que satisfagan la microeconomía sin descuidar lo ganado con la globalización.