El cine de comedia romántica es uno de los géneros cinematográficos más consumidos a nivel mundial, debido a sus recurrentes escenarios y a la temática con la que el ser humano se identifica y se encuentra inmersa todo el tiempo: el amor. Aunque relativo y universal, el amor es un sentimiento que toda persona experimenta en algún momento de su vida.

La comedia romántica parece recordar los momentos amorosos que han vivido sus espectadores, lo que provoca que continúen acudiendo a ella con el afán de repetir esa sensación de enamoramiento, aunque sea por medio de la historia representada por dos actores en una realidad ficticia.

El cine ha fungido como sostén y compañía de las rupturas amorosas. La audiencia recurre a las películas de comedia romántica en busca de consuelo, distracción existencial, y refugio para evadir lo que les abruma la mente. El cine es una vía de escape emocional, ya que permite el desahogo sentimental, se puede reír, llorar, idealizar y principalmente, recordar.

Todas las personas tienen un motivo, un estímulo como es el amor y buscan aprender más sobre éste, a través de otra realidad. El cine es el único medio que brinda la oportunidad de vivir otra vida, le da la posibilidad a una persona de ser lo que no puede ser en la vida real.

Por esta razón, las personas que más consumen este género son personas solteras, las cuales tienen una carencia amorosa, una necesidad de vivir un amor en la ficción como sustitución de un momento de ruptura o de soledad. Cabe destacar que los amantes de los filmes de este género no solamente son del sexo femenino como normalmente se piensa; los hombres también comparten el gusto por el género.

De esta manera, las personas recurren al consumo de este género cinematográfico como una salida de emergencia para salir de su realidad sentimental e intentar refugiarse completamente en otra.

Share This