Alejandro Díaz de León, subgobernador del Banco de México (Banxico), dijo que uno de los retos para el siguiente es la desaceleración de la inflación. Su más reciente proyección para el primer trimestre del siguiente año es reducir su incremento, la cual podría acabar en el año venidero en tres por ciento.

Díaz de León fue nombrado recientemente como nuevo gobernador de Banxico, quien tomará el cargo a partir del 1 de diciembre de 2017 hasta el 31 de diciembre de 2021, en sustitución de Agustín Carstens. Dijo que ya había pasado por el trámite de ratificación al ser miembro de la junta directiva del Senado.

En entrevista en Contraportada, el subgobernador mencionó que la política monetaria es decisión de la junta de gobierno, es una resolución colegiada; afirmó que haya cuatro de los cinco miembros puede prever una continuidad con el trabajo del actual gobernador de Banxico.

Asimismo, aseguró que el tipo de cambio (peso) no es lo que lo refleja el mercado, porque este no considera lo que debería estar considerando; aceptó que este debería rondar los 17-18 pesos, como indicó Agustín Carstens hace unos días.

Aseveró que hay distintos factores para la apreciación y depreciación del tipo de cambio: uno de ellos es cuando sube la prima de riesgos, se deprecia el tipo de cambio, aunque no hayan variado las variables fundamentales, otro de los factores. Si estos factores de riesgos no se materializan, no habrá una apreciación.

Por otro lado, señaló que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) sigue como el eje central en los temas de discusión, es decir, es viable continuar con el. Sin embargo, si llega suceder que el TLC se rompa, debe haber una respuesta monetaria que contribuya al orden de la economía mexicana, al igual que la postura del nuevo paquete fiscal.

Puntualizó que como miembros de una institución que ve por los mexicanos, ellos no pueden manifestar su apoyo a algún candidato que contienda por la presidencia de la República. Además, que la política monetaria de Estados Unidos influirá en todos los mercados si suben las tasas; eso dependerá de las presiones inflacionarias.

 Vía: Forbes

 

Share This