El gobierno de México confirmó que el presidente Enrique Peña Nieto se reunirá en privado este miércoles con el candidato republicano a la Casa Blanca Donald Trump.

La confirmación del encuentro se realizó en la cuenta oficial de Twitter de la Presidencia mexicana.

Trump también informó a través de Twitter que aceptó una invitación de Peña Nieto para visitar México y reunirse con él.

“He aceptado la invitación del presidente Enrique Peña Nieto y estoy muy deseoso de reunirme con él mañana”, dijo Trump en un mensaje publicado en cuenta oficial de Twitter.

El encuentro está programado para las 14:30 de este miércoles, hora local, según informa el medio mexicano El Universal citando a fuentes del Partido Republicano en México. Y se llevará a cabo antes de que el magnate viaje a Phoenix, EE.UU.

Tras dar a conocer la noticia Trump, la Presidencia mexicana informó que la semana pasada Peña Nieto envió invitaciones tanto al magnate republicano como a su rival demócrata Hillary Clinton para reunirse con ellos.

“El viernes pasado el Presidente envió invitaciones a ambos candidatos, que se recibió en buenos términos por sus respectivos equipos de campaña. No se tiene confirmada ninguna de las reuniones aún”, señalaron en un comunicado antes de confirmar que el encuentro tendrá lugar el miércoles.

Y el propio Peña Nieto lo confirmó via Twitter.

En Twitter señalaron que la invitación a Trump y Clinton tiene el propósito de establecer “un diálogo sobre la relación bilateral entre México y EUA”.

El mismo día de su reunión con Peña Nieto, Trump tiene previsto ofrecer en Arizona un esperado discurso en el que delineará la política migratoria que implementará en caso de ganar las elecciones presidenciales de noviembre en EE.UU.

El anuncio del encuentro ha causado sorpresa, ya que el magnate inició su campaña hace poco más de un año insultando a los inmigrantes mexicanos, a quienes llamó “criminales” y “violadores”.

Además, una de las propuestas estrella de la campaña de Trump es hacer pagar a México la construcción de un muro fronterizo entre ambos países.

Peña Nieto ha asegurado que su país no tienen ninguna intención de financiar ese muro, algo que también aclaró su antecesor en el cargo, Felipe Calderón.

“Que el señor Trump no se haga ilusiones de que eso va a pasar. Los mexicanos no vamos a pagar ni un sólo centavo de ese estúpido muro”, dijo Calderón en febrero, durante un evento empresarial en Honduras.

Pese a ello, según informa la agencia Efe, en una entrevista con la cadena Televisa difundida el pasado 16 de agosto, Peña Nieto dijo que su gobierno “está en absoluta disposición de trabajar y de construir con quien eventualmente resulte elegido presidente de Estados Unidos”.

Al preguntársele si se reuniría con Trump, aseguró: “¿Por qué me gustaría eventualmente tener diálogo con ambos candidatos (Trump y Clinton)? Porque creo que es importante. He escuchado los distintos planteamientos, lo que se ha dicho en los discursos, y me parece que hay una apreciación distorsionada de lo que realmente significa la relación entre México y Estados Unidos“.

Por su parte, la campaña de la candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, no ha confirmado haber recibido ninguna invitación.

Pero la directora de comunicación de Clinton, Jennifer Palmieri, sí se refirió la reunión de Trump y Peña Nieto programada para este miércoles y le restó importancia al hecho.

Lo que verdaderamente importa es lo que diga Trump a sus votantes en Arizona, no en México, y si sigue decidido a separar familias y a deportar millones”, dijo, sobre la promesa del magnate de que, si llega a presidente, expulsará a todos los inmigrantes sin papeles.

Según destaca desde México el periodista de BBC Mundo Alberto Nájar, “esta será la primera vez que un presidente mexicano se reúne con un candidato a la presidencia de Estados Unidos.

“Históricamente los distintos gobiernos del país mantuvieron distancia con el proceso electoral de su principal socio comercial”, señala Nájar.

Según Nájar, Donald Trump no es el primer candidato presidencial que ataca severamente a México, pues en 1993 el independiente Ross Perot enfocó sus baterías contra los trabajadores mexicanos en el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Pero ahora el discurso del magnate inmobiliario ha calado fuerte en México.

El expresidente Vicente Fox, por ejemplo, dijo que el empresario “está loco” y que “va a morir políticamente por bocón”.

Mientras, el excanciller Jorge Castañeda aseguró que Trump “es un peligro para México”, y el director mexicano Alejandro González Iñárritu, dos veces ganador del premio Oscar, lo definió como “un pobre hombre” y un “amargado”.

Y palabras similares se han escuchado ahora, tras el anuncio de la reunión privada entre el mandatario mexicano y el candidato presidencial estadounidense.

“Señor Donald Trump, aunque lo hayan invitado, sepa que no es bienvenido. Los mexicanos tenemos dignidad y repudiamos su discurso de odio“, escribió en Twitter la candidata panista a la presidencia de México y esposa del expresidente Felipe Calderón, Margarita Zavala.

“Es una ofensa que EPN (Enrique Peña Nieto) reciba a un personaje que discrimina y desprecia a los mexicanos“, compartió por su parte Jesús Encinas Rodríguez, exmiembro del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y exjefe de gobierno del Distrito Federal.

Otros fueron más lejos, como el diputado del Partido de la Regeneración Nacional (Morena), Vidal Llerenas, quien denominó la invitación de Peña Nieto a Trump de “traición a la patria”.

Share This