Menos de 50 por ciento de las empresas mexicanas cuentan con el personal suficiente para atender un ciberataque como el que se realizó con el software Fallchill, presuntamente de Corea del Norte, señaló la firma Mer Group.

Ese software malicioso tenía como objetivo obtener información y controlar los equipos afectados de manera ilegal, comprometiendo la información de los usuarios, de las empresas y de las organizaciones gubernamentales en varias partes del mundo.

 Aunque México no es uno de los sitios objetivos de los ciberdelincuentes, esto no impide que padezca ataques como el de FallChill o WannaCry, señaló la firma.

En su opinión, los ataques de 2017 revelaron que en el país al menos 1.5 millones de personas fueron afectadas por software malicioso.