Tanto las perforaciones y los tatuajes han sido parte importante en muchas culturas de todo el mundo, Mayas, Aztecas, Egipcios, Polinesios, etc., en donde más que un simple adorno representaban fuerza, conexión con divinidades, tributos, talismanes entre otras cosas más.

Aunque muchas personas vean el mundo del tatuaje como algo moderno la verdad es que este arte es realmente milenario, pues ha existido durante muchísimos años.

Ganaron mala reputación debido a que fueron relacionados con rebeldía y delincuencia, sobre todo en México uno de los países en donde (según datos de la Encuesta Nacional sobre Cultura Política y Prácticas Ciudadanas)  el 83% de las personas cree que en el país existe discriminación por apariencia y el 61% no aceptaría vivir con una persona tatuada.

Discriminación por tatuajes

discriminación por tatuajes

Fuente imagen: Cacoyhunter

En México, uno de cada 10 habitantes posee un tatuaje, esta cifra va en aumento, aunque no todos aceptan de buena manera el crecimiento de este “arte tabú” sobre todo los empleadores, quienes al parecer se quedaron estancados con ideas erróneas y juzgan sin pensar.

En pleno siglo XXI siguen existiendo tabúes sobre cómo deben ser y actuar las personas. Aunque no lo creas aún hay muchos empleadores que discriminan a los demás sólo por estar tatuados, tener perforaciones, por una orientación sexual distinta o simplemente por llevar el cabello teñido con colores llamativos.

Según una encuesta realizada por OCCMundial en cuanto a las situaciones que podrían ser parte de la vida laboral de una persona que usa tatuajes o piercings se mencionaron las siguientes:

  • Reduce sus oportunidades de conseguir empleo (74%)
  • Minimiza las oportunidades de crecer profesionalmente (52%)
  • Produce segregación o convierte al sujeto en víctima de bromas constantes o mobbing (Bullying laboral)  (35%)
  • Incrementa la probabilidad de despido (29%)

También agrega que las principales razones por las cuales no se contrata personal con los atributos antes mencionados es por:

  • La imagen no va de acuerdo con la cultura de la empresa. (52%)
  • Dan una imagen poco profesional. (21%)
  • Las políticas organizacionales así lo dictan. (11%)
  • Transmite rebeldía. (10 %)

tatuajes en el trabajo

Fuente imagen: Voices of Youth

Las personas encuestadas piensan que una apariencia corporal distinta debería ser irrelevante, pues no altera en lo más mínimo el trabajo que pueden realizar.

Y es que, a pesar de ya existir leyes para eliminar esta discriminación, la verdad es que son pasadas por alto y jamas se respetan, por lo que el problema continua.

En el artículo 5to de la Ley para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México se establece que “queda prohibida cualquier forma de discriminación (…) por tener tatuajes o perforaciones corporales”. Sin embargo, muchos empleadores hacen caso omiso y prefieren dar excusas para evitar problemas.

Si tu haz sufrido o sufres de discriminación usa herramientas como las que ofrece COPRED, levanta una denuncia y dale seguimiento para que se realice una investigación y se eviten futuros actos así.

Esta institución anteriormente ha lanzado iniciativas por Facebook donde personas servidoras publicas compartieran una foto mostrando sus tatuajes, en este sentido se reveló que cada vez es más común ver personas con algún tatuaje, sólo basta con mirar a tu alrededor y lo descubrirás.

Vía: OCC Mundial