Gracias a la última actualización de las políticas de Facebook, queda estrictamente prohibido la venta de animales vivos, mascotas y ganado, así como la venta de su cuero, piel o pelaje a través de sus publicaciones.

 

Lo único que podrán comercializarse serán jaulas, accesorios, servicios veterinarios, servicios de aseo y servicios de embarque.

En caso de ver alguna publicación con este tipo de contenido prohibido, los usuarios podrán denunciarlo para su remoción de la plataforma.