En 2017 la factura electrónica se consolidó ya como un producto de uso corriente entre los contribuyentes, personas físicas y morales obligadas a expedir CFDI, que lo han adoptado  por completo.

Marco Erosa Cárdenas, CEO de Facturador.com,  uno de los PAC del SAT,   visualiza que sel crecimiento de este instrumento fiscal en el futuro depende las estrategias del SAT para ampliar su base de contribuyentes. Así pues la factura electrónica según los registros de Facturador.com,  creció  de forma consistente en 2017.

En el Estado de México, por ejemplo, creció el 13 por ciento; en la Ciudad de México el 11 por ciento; y Nuevo León en el 7.4 por ciento, por citar a tres de los estados con el mayor número de contribuyentes.

Incluso en entidades con menos de 2 millones de personas como pobladores, es el caso de Quintana Roo, el CFDI creció el 8 por ciento, lo que para el proveedor de facturas es un indicador de la dinámica de la actividad económica en el estado.

Por segmentos Facturador.com tiene que el 10 por ciento de quienes comienzan a facturar a nivel nacional lo hacen en el RIF,  el 30 por ciento son personas morales y el 60 por ciento son personas físicas. Para Erosa Cárdenas  eso  significa que los emprendedores eligen iniciar su propio negocio de manera individual.  

Por ahora, sus esfuerzos  como PAC están enfocados en aclarar las dudas de sus  clientes y también de quienes no lo son, en torno, por ejemplo a la nueva versión de la facturación 3.3  que  inicia en enero del 2018 y la verificación de comprobantes fiscales.

Las mayores interrogantes entre los contribuyentes tienen que ver con  el uso de los catálogos del SAT y el complemento de pago que deben hacer quienes están obligados “ muchas personas quieren encontrar en el SAT el nombre de su producto como ellos lo tienen registrado en su base de datos  y no siempre es así, por lo que se generan las confusiones”, agregó.

Para el futuro Erosa Cárdenas cree que el CFDI crecerá en la medida de que se amplíe la base gravable, que es una de las  demandas que le hace aquella fracción de la sociedad que es cautiva del fisco desde siempre.

 Aunque con una de las poblaciones más pequeñas del país Quintana Roo es sin embargo una de las entidades que más crece a nivel nacional en materia de facturación electrónica.