La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) revisó a la baja su previsión de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para este año a entre 2.0 y 2.6 por ciento, una disminución de más de medio punto porcentual respecto al pronóstico anterior, de entre 2.2 y 3.2 por ciento.

Así lo señaló en conferencia de prensa el subsecretario de la dependencia, Fernando Aportela, quien señaló que la economía nacional vivió un difícil segundo trimestre, pese a lo cual el PIB continúa creciendo, si bien no al ritmo deseado.

“Este crecimiento es balanceado y favorable comparado con otros países (…) A pesar de este entorno global incierto el Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó en abril un crecimiento de entre 2.4 a 2.5 por ciento para México, mientras que a nivel mundial lo redujo”, indicó el funcionario federal.

“Tenemos una economía donde el mercado interno está funcionando, pero en un entorno externo complicado y débil, donde cada vez más se observa el deterioro de las perspectivas del crecimiento mundial, la divergencia de la política monetaria entre economías avanzadas, así como algunas tensiones geopolíticas”, agregó.

Aportela destacó que el sector agropecuario avanzó 3.8 por ciento en el trimestre, mientras que la actividad industrial creció 1 por ciento; sin embargo, la minería y extracción se contrajo 4.3 por ciento.

“Si bien la producción industrial estuvo débil, los servicios sí tuvieron un desempeño favorable. El mercado interno es el motor que nos está dando crecimiento. Los servicios tuvieron un crecimiento de 3.2% durante el segundo trimestre del año”, remató.

Con información de El Economista y El Financiero