Las mujeres mexicanas afiliadas al IMSS que trabajen y estén embarazadas podrán pasar más tiempo con sus bebés cuando estos nazcan.

Se trata de un nuevo proceso de permiso por maternidad en el que la futura mamá podrá transferir hasta cuatro semanas previas al parto para después del alumbramiento, una prestación que entró en vigor el 1 de julio, de acuerdo con un comunicado del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Para realizar esta transferencia de fechas, se deberá reunir como requisitos una solicitud de transferencia de semanas así como el consentimiento de la empresa en que labora y del médico familiar de su clínica. Según las nuevas disposiciones del IMSS, también es posible que las embarazadas se atiendan con un médico externo.

Para que esto ocurra, los requisitos son los siguientes:

  • Identificación oficial vigente con fotografía.
  • Documento que muestre tu número de seguridad social.
  • Un ultrasonido que no tenga más de cinco semanas de antigüedad.

Además de estos documentos, deberás presentarte en la semana 34 de gestación con las solicitudes de transferencia de semanas.

Si la interesada cumple con los requisitos, el médico familiar le indicará cuando regresar para la expedición del certificado único de incapacidad.

Para mayores informes, puedes consultar la página del IMSS en este enlace.

Vía: Expansión