(Reuters) La inflación interanual de México tuvo un alza en el mes de junio tras cinco meses de desaceleración, ubicándose por encima de las expectativas gracias al incremento en los precios del sector energético y tarifas autorizadas por el Gobierno, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

En la primera quincena de mayo, la inflación quincenal a tasa interanual comenzó a mostrar señales de aceleración al revertir sorpresivamente la tendencia en picada que comenzó a finales de enero, y tras tocar máximos de casi 17 años al cierre de diciembre.

Según el Banco de México, aumentó el riesgo de que la inflación presente un ritmo más lento de convergencia a su objetivo de 3.0 por ciento, mientras analistas aumentaron su pronóstico a un 4.0 por ciento para el indicador al cierre del 2018.

La inflación subyacente, considerada la mejor referencia para medir la trayectoria de los precios, avanzó un 3.62 por ciento interanual en junio. En este mismo mes, la inflación general avanzó un 0.39 por ciento, mientras que el índice subyacente arrojó un alza de 0.23 por ciento impulsada por alzas en el gas doméstico LP, la gasolina de bajo octanaje, la electricidad y la naranja.