La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) declaró que la inversión extranjera directa (IED) en México se mantendría estable en el 2018 e incluso podría crecer -tras la caída que tuvo en 2017-,  con la ayuda del pacto entre el nuevo gobierno del presidente electo Andrés Manuel López Obrador y el sector privado.

El candidato de la coalición Juntos haremos historia ganó los comicios presidenciales con 30 millones 46 mil sufragios, que representan el 53.17 por ciento del total de los votos emitidos el pasado 1 de julio, en medio de la incertidumbre por parte de los mercados financieros y de los empresarios.

El año pasado, México recibió 31,726 millones de dólares en IED, un 8.8 por ciento menos que en 2016, aunque fue superior al promedio anual de 29,640 millones recibidos en los últimos diez años, reveló la CEPAL en su informe anual sobre la inversión extranjera directa.

Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL, dijo a Reuters que en sus previsiones para México, se estima que el flujo de inversión extranjera directa se va a mantener estable. Es decir, que será similar al 2017. Eso sería como el piso y de ahí incluso podría crecer gracias a la apertura al sector privado y a la alianza con el sector público.

Una de las promesas de López Obrador es duplicar la inversión pública como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) durante su gestión que comienza en diciembre. “El camino para llevar la inversión pública del 2.2 por ciento al 4.0 por ciento del PIB, es bajando el gasto corriente y subiendo el gasto del capital”, agregó Bárcena.