En México debe abrirse lo más rápido posible el debate nacional para incrementar el salario de 80.04 a 92.72 pesos diarios, por lo que el presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos, pidió al secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida, convocar a la discusión para que en julio próximo se logre el aumento.

En un acto que realizó en la Plaza de la Revolución, De Hoyos comentó que no es solamente un ajuste salarial, sino que se trata de impulsar una Nueva Cultura Salarial por la cual para el 2030 el salario mínimo general debiera estar entre 162.35 y 194.68 a valores constantes, con lo que una familia de 3.5 integrantes podrá satisfacer sus necesidades.

Explicó que si se aumentaran de 5 a 8 pesos anuales se podría llegar a la línea de bienestar para una familia, porque aun cuando se suba a 92.72 pesos, apenas alcanzaría para una persona.

En compañía de un grupo de presidentes de centros empresariales asociados, el líder de la Confederación Patronal de la República Mexicana explicó que el aumento al poder adquisitivo del salario debe ayudar a combatir la desigualdad, la pobreza y a crear condiciones para la plena prosperidad.

Se demostró que el aumento que se hizo al salario en diciembre de 73.04 a 80.04 no generó inflación, porque las mayores alzas en productos se dieron como resultado del aumento de precios de los energéticos; tampoco hubo un alza generalizada de salarios, y se aumentó el poder adquisitivo.

Dijo que mientras no se resuelva la pobreza, con aumento a los salarios no se podrán resolver otros problemas.