El alza en la tasa objetivo por parte del Banco de México (Banxico) de la semana pasada ya se tradujo en un incremento de la Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio, que se utiliza como referencia para los cobros por el uso de productos como las tarjetas de crédito.

Antes del anuncio del banco central del 8 de febrero, la TIIE se ubicaba en 7.68%, y ayer ya estaba en 7.84%. El Banxico publica esta tasa con base en la información que reportan al menos seis bancos en una encuesta que realiza a diario.

De hecho, la TIIE ha aumentado casi en la misma proporción (446 puntos) que lo ha hecho la tasa objetivo (450 puntos) desde que el Banxico retomó la política de ajuste, el 16 de diciembre de 2015. Es decir, este incremento es favorable si el cliente invierte o ahorra, pero no si pide o ya tiene un crédito o préstamo.

La Encuesta sobre Condiciones Generales y Estándares en el Mercado de Crédito Bancario, publicada por el Banxico con base en una consulta realizada entre octubre y diciembre del año pasado entre los responsables las políticas de otorgamiento de crédito en los bancos comerciales que operan en el país revela que la demanda de crédito al consumo vía tarjetas registró un incremento.

Sin embargo, al ser consultados sobre las condiciones generales o estándares de aprobación del crédito, los directivos responsables en los bancos señalaron que estrechado las condiciones de oferta en los segmentos de tarjetas de crédito.

Esto significa que en el último trimestre, los bancos en su conjunto se hicieron más exigentes en términos del puntaje mínimo requerido a sus clientes para aprobarles un crédito vía un plástico. En relación con sus expectativas para el próximo trimestre, la banca espera que las condiciones de oferta de permanezcan prácticamente sin cambios.