Las mujeres de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ganan en promedio 15% menos que sus compañeros, una tasa que apenas ha cambiado en los últimos siete años y que el organismo ve como un gran obstáculo de cara a un crecimiento inclusivo. 

En un informe sobre igualdad de género, la OCDE apunta que la diferencia salarial persiste en todas las áreas sociales y económicas, pese a que las jóvenes de los países de ese organismo acaban su educación con mejores notas que sus homólogos masculinos.

La India (52.9%), Turquía (42%) y México (42%) son los tres países donde la disparidad es más grande, mientras que Finlandia (3%), Lituania (3.3%) y Suecia (3.6%) son los más igualitarios, y en otros, como España, la diferencia de salarios se sitúa en 10.8 por ciento.

Cuando las mujeres trabajan, según sus conclusiones, es más probable que lo hagan a tiempo parcial, que avancen menos hacia puestos directivos y que sean objeto de discriminación. 

La desigualdad salarial tiende además a incrementarse con la edad, una tendencia en la que tiene un papel determinante la maternidad.

“Claramente queda mucho por hacer”, indicó en la nota, según la cual reducir en 25% la diferencia de género de aquí a 2025 podría añadir un punto al crecimiento previsto del producto interior bruto en la OCDE y casi 2.5 puntos si se reduce a la mitad en ese periodo.

A juicio del organismo, los países deben invertir en oportunidades de liderazgo para las mujeres, y los dirigentes masculinos deben ponerse a la cabeza del cambio para acabar con los estereotipos que siguen perjudicando a las trabajadoras.

Ven poco progreso

La igualdad entre hombres y mujeres en el trabajo, la política y la mayoría de actividades, experimentó pocos progresos en los últimos cinco años, estimó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Los tres mayores problemas que se mantienen son la violencia contra las mujeres, la diferencia salarial persistente entre hombres y mujeres y la repartición desigual del trabajo no remunerado de acuerdo con la organización.

En el mundo empresarial, las mujeres crean menos empresas propias y cuando lo hacen ganan generalmente menos, indicó el organismo.