Por: David Soffer

Uno de los principales temas de conversación tanto de la sociedad como de los medios de comunicación, es el alarmante problema de contaminación en la cual se encuentra inmersa día a día la Ciudad de México. El Estado ha implementado diversas medidas bastante criticadas para buscar disminuir el problema y mejorar esta dura realidad que acaece en el centro del país, mismas, que han convertido el simple hecho de trasladarse desde un punto “A” a un punto B, en toda una hégira para los habitantes de esta ciudad.

Tomando en cuenta esto, la aplicación del programa “Hoy no circula” (y su variante doble en caso de entrar en Fase 1 de contingencia ambiental), ha provocado un escenario similar al de los años 90, donde las personas se veían en la necesidad de comprar un segundo automóvil para que dicha restricción no les afectara.

TESLA 1

El precio de uno de sus automóviles, por ejemplo del “Model S”, es de 50, 000 dólares ( $920, 535 pesos según el tipo de cambio del día de hoy).

Dentro este panorama, resulta cada vez más apetecible la idea de invertir una suma considerable de dinero para adquirir un vehículo no contaminante como lo son los híbridos y eléctricos. Lamentablemente, el contexto económico, político, social y cultural de la Ciudad de México pone diversos obstáculos para la proliferación de nuevas tecnologías y genera un mercado bastante hermético para la incursión de las mismas.

En cuestión económica, el país (y principalmente la ciudad) no cuenta con la infraestructura necesaria para que resulte viable el uso de autos eléctricos, debido a la reducida cantidad de estaciones de carga.

Políticamente hablando, el uso de tecnologías alternativas obstaculizaría o frenaría la correcta producción y distribución de hidrocarburos como la gasolina y el diesel; combustibles que a pesar de ser altamente contaminantes, sostienen las relaciones políticas y económicas de México con otros países explotadores, siendo la producción de esta materia prima la piedra angular de la sustentabilidad y liquidez del país.

Pero aún más importante, es la falta de cultura por parte de la sociedad; los hábitos arraigados en la conducta de consumo es el principal problema al momento de intentar cambiar los paradigmas existentes en el transporte del mexicano.

La sociedad está tan acostumbrada a las gasolineras y al uso de hidrocarburos fósiles que resulta difícil la aceptación de la electricidad como nuevo combustible de la humanidad. Sin embargo, existen empresas que a pesar de este ambiente, están dando propuestas y brindando opciones para el transporte no contaminante.

Una de ellas es Tesla, una compañía estadounidense ubicada en Silicon Valley, California, que diseña, fabrica y vende coches eléctricos, así como los componentes necesarios para la propulsión de los mismos. La mencionada empresa cuenta con un catálogo de autos eléctricos y autónomos que buscan generar un cambio en los hábitos de transporte de las personas, mismos que ayudarían al severo problema de contaminación que sufrimos actualmente en la Ciudad de México.

El precio de uno de sus automóviles, por ejemplo del “Model S”, es de 50, 000 dólares ( $920, 535 pesos según el tipo de cambio del día de hoy). Este modelo fue presentado recientemente en el “Carglass”, evento realizado en Lisboa, donde fueron expuestas las mejores tecnológicas del automóvil.

tesla

Tesla, una compañía estadounidense ubicada en Silicon Valley, California

Es importante destacar que el “Tesla Model S” ya ofrece una verdadera conducción autónoma que funciona perfectamente en autopistas gracias a los sensores, cámaras y GPS instalados en el vehículo, haciendo de este un transporte capaz de tomar curvas, cambiar de carril, frenar, adecuar la velocidad y estacionar de forma autónoma.

Desafortunadamente, esta empresa solo tiene una sucursal en la Ciudad de México, ubicada en Santa Fe, lo que hace poco verosímil el hecho de adquirir un auto y encontrar un punto de carga dentro de la ciudad alejado de Santa Fe. A esto podemos agregarle los diversos problemas que ha tenido Tesla en cuestión de producción, demandas de empleo ilegal y pérdidas millonarias en lo que va del año 2016.

TE PUEDE INTERESAR:

GOOGLE CONTRATA A PASAJEROS PARA QUE VIAJEN EN SUS COCHES AUTÓNOMOS
COMIENZA UBER PRUEBAS DE VEHÍCULOS AUTÓNOMOS
APPLE APUESTA A TECNOLOGÍA DE CARROS CONDUCCIÓN-AUTÓNOMA