Las food trucks, furgonetas preparadas para trabajar como restaurantes rodantes, están de moda, especialmente las de aire ‘retro o vintage’, aquellas que se montan en vehículos antiguos totalmente transformados.

Al igual que los restaurantes establecidos de manera tradicional, existen un sinfín de conceptos y tipos de comida que puedes encontrar. Ofrecen propuestas gourmet; están decorados con gran estilo y encuentras desde hamburguesas, pizzas, tacos o sushi, hasta platillos fusión y comida vietnamita, argentina o incluso alta repostería.

Según el chef Edgar Núñez, cuando un comensal va a un restaurante tradicional,  aproximadamente el 70% del total de la cuenta es para gastos de mobiliario, luz, renta y meseros. Solamente el 30% es el costo real de la comida.

“En un Food Truck mi idea de negocio es que sea al revés, que el 70% de lo que estás pagando, sea el producto que te estás comiendo y el 30% sean los costos indirectos de preparar los alimentos” asegura.

El perfil de la mayoría de los dueños de Food Trucks, es de empresarios que apuestan por nuevos modelos de negocio,  profesionistas que deciden poner pausa al ejercicio de sus carreras, o chefs que ven una alternativa de bajo costo,  que les permitirá instalar de manera más sencilla y barata  un restaurante con sello personal.

Estos nuevos empresarios enfrentan un reto en común: los permisos gubernamentales para operar, ya que hasta el momento no existe una legislación para este tipo de negocios en México.

¿Cuánto cuesta iniciarse en el negocio?

De acuerdo a Gustavo Cordero,  Presidente de la Asociación Mexicana de Food Trucks, la inversión inicial de este modelo de negocio, puede variar de los 300 a los 500 mil pesos, con la posibilidad de que regrese la inversión a un año.

Por: Periódico Divergente

CONSULTA LA NOTA COMPLETA EN NUESTRO EJEMPLAR IMPRESO

 

Share This