Con el 53.4% de los votos a su favor, el primero de julio se posicionó como el próximo Presidente de la República Mexicana el candidato: Andrés Manuel López Obrador. Desde el inicio de su campaña política, las encuestas evidenciaban la preferencia de los ciudadanos hacia la coalición: Juntos haremos historia; por lo que el pueblo mexicano esperaba la victoria y el mercado también.

Un día después de las elecciones, el IPC de la Bolsa Mexicana de Valores registra una pérdida de 1.2% a 47,076.9 puntos.

El comportamiento del mercado después del evento de anoche es relativamente estable y no es ninguna sorpresa. Jaime Cortina, director general de Operaciones y Sistemas de pagos del Banco de México (Banxico), señaló la semana pasada que en caso de que AMLO llegara a la presidencia, ni los mercados ni el peso serían sacudidos, ya que los involucrados habían contemplado ese escenario.

A las 8:00 horas de este lunes, el peso interbancario se cotizó en 20.05 unidades por dólar, una depreciación de 0.86%, desde su cierre del viernes, según estimaciones de Bloomberg y Banxico.

Por otra parte, Jorge Gordillo analista de CiBanco recalcó que el movimiento del mercado obedece más bien a factores internacionales y no a la elección presidencial.

No obstante, cabe destacar que el discurso que emitió AMLO en la madrugada del domingo en el Zócalo del Centro Histórico, tranquilizó a los inversionistas. El candidato aseguró que se mantendrá la autonomía del Banco de México y la disciplina fiscal, además de que no aumentará impuestos e incentivará la inversión pública.

Share This