El Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP) afirmó que hasta el momento ninguno de sus 22 mil socios ha sido señalado por el caso de Panama Papers (Papeles de Panamá), pero no se descarta la participación del resto de estos profesionistas existentes en el país en este tipo de planeaciones fiscales.

Cuestionada si a la fecha alguno de los 22 mil socios del IMCP ha sido señalado de haber realizado alguna planeación fiscal, la presidenta nacional del IMCP, Leticia Hervert Sáenz, precisó: “No se ha presentado ni denuncias por parte de las autoridades ni por parte de los contribuyentes”.

Explicó que para que un contribuyente lleve a cabo planeaciones fiscales agresivas para mover sus recursos o inversiones en “paraísos fiscales”, requiere necesariamente la asesoría de un especialista en materia fiscal.

“Por supuesto que tiene que haber un asesor fiscal, llámese contador, abogado, ingeniero, y todos los demás que tengan conocimiento del tema fiscal, y como en todas las profesiones hay contadores buenos y malos o abogados buenos y malos”, expuso en rueda de prensa.

No obstante, precisó, a nivel nacional hay más de un millón 500 mil contadores, de los cuales 22 mil son socios del IMCP, sobre los cuales garantizó que hasta el momento ninguno de ellos ha sido señalado o denunciado por la autoridad fiscal o contribuyentes de haber participado en los casos de los llamados “Papeles de Panamá”.

La dirigente de la contaduría pública organizada aclaró que no es delito que los contribuyentes tengan sus recursos en el extranjero o que un contador le preste sus servicios profesionales para llevar sus inversiones en los llamados “paraísos fiscales”.

El delito, explicó, es que este tipo de operaciones fiscales no se hagan de la manera en que está prevista en la Ley, es decir, que los contribuyentes no paguen los impuestos correspondientes en su país de origen.

“El tema no es la prestación del servicio profesional, sino que no haga la prestación del servicio basado en las leyes fiscales; un contribuyente puede tener su dinero donde quiera, abajo del colchón si quiere, pero siempre y cuando haya cumplido ya con sus obligaciones fiscales en su país; el problema es cuando no las cumplen”, subrayó.

Indicó que en caso de que el Instituto conozca de alguna denuncia, sancionará cualquier mala actuación de sus contadores públicos agremiados de acuerdo con su código de ética, ya sea con una amonestación privada, su expulsión y la pérdida de su cédula profesional.

No obstante, acotó, el Código Fiscal de la Federación prevé sanciones penales para los asesores de contribuyentes en prácticas indebidas en el tema fiscal las cuales, dependiendo del monto defraudado, pueden ser pecuniarias (económicas) o corporales, es decir, prisión. Sin embargo, insistió, no todos los contadores públicos están afiliados al IMCP.