Por: Periódico Divergente

El arribo a Ciudad Industrial del Valle de Cuernavaca (CIVAC) en Jiutepec, Morelos, fue para la marca nipona un hito en su historia. Hace 50 años Nissan abrió su primer complejo de producción fuera de su país de origen y desde entonces ha multiplicado la producción de distintos modelos que se han colocado entre los favoritos de los mexicanos, como las Pick Ups NP300 Frontier y NP300, así como Tsuru, Versa, Tiida Sedán, NV200 y NV200 Taxi.

“Las cifras récord que año tras año alcanza Nissan México en su operación de manufactura no serían posibles sin la capacidad de producción que Planta CIVAC aporta a los esfuerzos de las otras dos plantas de Nissan en el país – Aguascalientes A1 y A2”, dijo José Muñoz, vicepresidente ejecutivo de Nissan Motor.

El también chairman de la compañía para la región de Norteamérica comentó con beneplácito que en el año fiscal 2015 la marca automotriz alcanzó en México una producción de casi 830 mil unidades, una cifra que va en línea con la meta de llegar al millón de vehículos fabricados en 2020.

El ejecutivo explicó que la manufactura de CIVAC además de colocarse en el mercado local se envía a destinos internacionales como Norteamérica y Latinoamérica, asó como países del Golfo, como Irak y Emiratos Árabes Unidos.

La firma nipona destaca que hace 50 años, sólo 740 personas formaban parte del complejo pero ahora se han convertido en 4,822.

En la presente década Nissan se ha caracterizado por las inversiones desembolsadas en el país, mismas que suman 4,800 millones de dólares. El monto incluye expansiones en las plantas CIVAC y Aguascalientes tanto en A1 y A2, así como el desarrollo del Centro de Distribución Vehicular y el parque de proveedores Douki Seisan.