Si eres de las personas que hacen bolita los vouchers o comprobantes de compra y luego los tiras a la basura, o por lo menos hace más de tres meses no revisas tu historial crediticio, entonces sí eres de los que se exponen al robo de identidad.

¿Te han clonado tu tarjeta de crédito o débito? o ¿tienes transferencias electrónicas no reconocidas? De acuerdo con el Buró de Entidades Financieras, en el 2016 las reclamaciones por Posible Fraude incrementaron 35% con relación al 2015.

Si respondiste que sí a alguna de las preguntas anteriores, entonces es momento de seguir estos sencillos consejos para evitar ser víctima de una estafa aún mayor. Por ello, te decimos cómo te expones sin darte cuenta y cuáles son las señales que te indican que podrías ser una víctima.

  • Si al pagar con tu tarjeta de crédito o débito no pides que te lleven la terminal punto de venta hasta tu lugar o dejas que se la lleven y la pierdes de vista.
  • Si tiras los vouchers o comprobantes de compra sin destruirlos.
  • Si tiene más de dos meses que no revisas tu historial crediticio.
  • Si la dirección a la que llega la correspondencia bancaria está desactualizada.
  • Si no cambias periódicamente tus contraseñas.
  • Si en tu teléfono celular o computadora el acceso es fácil o sin alguna medida de seguridad.
  • Si en redes sociales publicas información relevante (fecha y lugar de nacimiento, domicilio y/o datos bancarios), o todo el tiempo estás con las sesiones abiertas.
  • Si tus contraseñas son las mismas para correo, redes sociales y actividades bancarias.

Por otra parte, estas señales te podrían ayudar a identificar si estás siendo víctima de un fraude con tus cuentas de banco:

  • Recibes llamadas de despachos de cobranza con respecto a deudas que no adquiriste.
  • Llegan a tu domicilio tarjetas de crédito que no solicitaste.
  • El banco o la entidad financiera te niega algún crédito de forma inesperada.
  • Se presentan cargos o retiros a tu tarjeta de crédito o débito que no has realizado.

Vía: Bancomer