El fraude financiero en México ha ido en incremento de manera importante, de tal forma que del año 2011 al 2018 se han registrado 30.8 millones de reclamaciones imputables a un posible fraude, en tanto en el primer semestre de 2018, se registraron 3.5 millones de quejas por un monto de 9 mil 231 millones de pesos.

En el 2011 los fraudes cibernéticos representaban el 8% del total reportado; actualmente, gracias al avance tecnológico representan el 59%.

Para que no formes parte de las estadísticas, toma en cuenta lo siguiente:

  • No proporciones información personal en llamadas telefónicas o correos electrónicos sin antes verificar su procedencia.
  • Ten cuidado al introducir tus datos bancarios en cualquier sitio web, toma tu tiempo y asegúrate que la página empiece con https:// y que contenga un candado cerrado de lado superior derecho de la barra de direcciones.
  • Cuidado con las páginas que ofrecen productos demasiado baratos, ya que lo más probable es que se trate de un fraude.
  • Al realizar transacciones bancarias, no utilices computadoras o redes públicas.
  • Si compras por internet, revisa las opiniones de otros compradores respecto al vendedor y siempre guarda todos tus comprobantes.
  • Si ya fuiste víctima de fraude, contacta a las instituciones financieras correspondientes para informar tu situación y evitar más daños. No dejes de acudir al Ministerio Público para levantar un acta.
  • En caso de pérdida o robo de identificaciones, informa de inmediato a las instituciones correspondientes para evitar que sean utilizadas para acciones ilícitas.
  • Monitorea tus cuentas frecuentemente para evitar posibles sorpresas y trata de cambiar tus contraseñas cada mes.
Share This