Las cuentas en paraísos fiscales de los personajes políticos de primera línea internacional, jefes de estado, la elite empresarial, integrantes del mundo del entretenimiento y estrellas del deporte están siendo evidenciadas a través de una investigación elaborada por un conglomerado de 96 medios de comunicación de todo el mundo.

Los detalles de esta investigación, a la que los medios de comunicación titularon “Paradise Papers”, se obtuvieron de una filtración de 13.4 millones de archivos que detallan abusos fiscales y formas complejas en que las empresas más acaudaladas protegen “legalmente” su riqueza, detalla el portal electrónico del diario The Guardian.

Entre las revelaciones de la investigación se encuentran una inversión en fondos en las Islas Caimán y las Bermudas de la Reina de Inglaterra y una red de negocios de Wilbur Ross, el representante comercial de Estados Unidos, con la familia del presidente ruso Vladimir Putin.

El material es de dos proveedores de servicios offshore y los registros de 19 paraísos fiscales, uno de ellos Appleby, un bufette de abogados offshore con sede en las Islas Caimán que ayuda a sus clientes establecidos en jurisdicciones en el extranjero con tasas de impuestos bajas o nulas y un historial de fallas en el cumplimiento de normas corporativas.

Los papeles cubren el periodo de 1950 a 2016, detalla el diario británico y fueron obtenidas por el periódico alemán Süddeutsche Zeitung, el mismo que recibió los Panama Papers el año pasado, y quien compartió el material con el International Consortium of Investigative Journalists.

Representante comercial de EUA en negocios con los Putin

Wilbur Ross, uno de los funcionarios estadounidenses que encabeza la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), tiene una participación en la compañía naviera de 68 millones de dólares, Navigator, a través de una cadena de inversiones en el extranjero.

La publicación detalla que Navigator tiene una asociación lucrativa con Sibur, una compañía de gas rusa que es propiedad, de forma parcial, de Kirill Shamalov, yerno de Vladimir Putin.

El funcionario estadounidense y multimillonario amigo del presidente Donald Trump, apunta el artículo, retuvo sus propiedades en Navigator, incluso después de asumir el cargo este año.

“La relación significa que se beneficia de las operaciones de una compañía rusa dirigida por la familia de Putin y aliados cercanos, algunos de los cuales están bajo sanciones de Estados Unidos”, advierte la investigación.

Las inversiones de la Reina Isabel

La información presentada por el conglomerado de medios también relata que Isabel II, invirtió 13 millones de dólares (10 millones de libras esterlinas) de su dinero privado en fondos de las Islas Caimán y las Islas Bermudas.

Si bien las inversiones no son ilegales o una evidencia de que la Reina de Inglaterra esté evadiendo el pago de impuestos, la publicación advierte que esto podría generar cuestionamientos respecto a si la monarca debería invertir en el extranjero.

Entre las revelaciones también se encuentran inversiones de dos instituciones estatales, con estrechos vínculos con Vladimir Putin, en Twitter y Facebook a través de un socio comercial de Jared Kushner, asesor de la Casa Blanca y Donald Trump; y el traslado de millones de dólares a paraísos offshore del principal recaudador de fondos y asesor del primer ministro de Canadá Justin Trudeau.

Share This