Pensar en la muerte no es un paso sencillo y para muchos es un sinónimo de presagiar el final, pero pensar en un testamento sirve para evitar futuros problemas entre familiares cuando precisamente ya no estés presente.

El testamento está más cerca de lo que crees, porque cualquier persona mayor de 18 años puede hacerlo. De hecho, septiembre es el mes del testamento, conocido así por el descuento del 50% de notarías para facilitar el trámite.

¿Qué debo hacer?

-Hacer es una cita con el notario que elijas

-Para realizar el trámite sólo tienes que presentar una identificación oficial como la credencial de elector del INE o la Clave Única del Registro de Población (CURP).

Designar los herederos para tus bienes

-También puedes nombrar un tutor para tus hijos en caso de la muerte de ambos padres, de una persona con discapacidad o que no pueda gobernarse por sí misma, e incluso de tus mascotas

-Durante el proceso tendrás que expresar tu voluntad al notario y él redactará el documento

-En el testamento tendrás que designar uno o varios albaceas para que den cumplimiento de sus disposiciones

-Con los detalles y datos proporcionados, el notario redacta el testamento, lo lee para su aprobación y el testador lo firma.

Cuando no existe un testamento, los deudos deben tramitar la sucesión a través de un proceso judicial para determinar herederos y porcentajes de los bienes, lo que implica costos, desgaste y en algunos casos, pérdida del patrimonio.