El presidente Enrique Peña Nieto respondió de nueva cuenta al mandatario electo de Estados Unidos, Donald Trump, que México no pagará por el muro que pretende construir en la frontera de ambos países.

Al clausurar el XXVIII Encuentro con Embajadores y Cónsules Mexicanos, el mandatario reconoció que, con la nueva administración del magnate neoyorkino, México trabajará por tener una buena relación, sin aceptar nada que atente contra su dignidad.

“No son negociables principios básicos como nuestra soberanía, el interés nacional y la protección de nuestros connacionales. Es evidente que tenemos algunas diferencias con el próximo gobierno de Estados Unidos como el tema de un muro que México, por supuesto, no pagará”.

Una afirmación que le generó un aplauso de los presentes en el salón Tesorería de Palacio Nacional.

En un mensaje de casi 20 minutos, el jefe del Ejecutivo anticipó que a partir del 20 de enero cuando tome posesión Donald Trump, el mundo verá en México a una nación que con “audacia y pragmatismo” privilegiará el diálogo en la modernización de su relación bilateral con la Unión Americana. 

“Impulsaremos una negociación abierta y completa; todos los temas que definen nuestra relación bilateral están sobre la mesa, incluyendo seguridad, migración y comercio.

“En ningún momento aceptaremos nada en contra de nuestra dignidad como país ni de nuestra dignidad como mexicanos”, subrayó.

En la negociación sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte adelantó que se buscarán acuerdos que den certidumbre al comercio entre las tres naciones que lo integran y que ésta se extienda a las empresas que han elegido a nuestro país como destino de inversión.

“Vamos a defender las inversiones nacionales y extranjeras en México, vamos a asegurarnos de que México siga siendo un destino confiable y atractivo para invertir, concretamente en esta materia deben existir reglas claras para que continúe el flujo de capitales en la región.

“Rechazamos cualquier intento de influir en las decisiones de inversión de las empresas con base en el miedo o amenazas”, sostuvo.

Anticipó, además, que a Estados Unidos se le demandará ser corresponsable en la resolución de problemas que enfrentan ambas naciones con objetivos concretos.

“En primer lugar, Estados Unidos debe asumir un compromiso de trabajar de forma corresponsable para detener el tráfico ilegal de armas a México, así como para frenar el dinero de procedencia ilícita que reciben las organizaciones criminales en nuestro país”.

El Presidente estuvo acompañado del secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, de los excancilleres Jorge Castañeda y Patricia Espinosa, del embajador en Estados Unidos, Carlos Sada, además del Presidente del Senado, Pablo Escudero y del CCE, Juan Pablo Castañón.,

En el tema de la migración, debe seguir el trabajo coordinado para que en caso de repatriaciones el procedimiento se siga dando de manera ordenada garantizando un trato humano y de respeto.

Énfasis en no costearlo

Desde que anunció su candidatura presidencial, Donald Trump ha usado un lenguaje muy agresivo contra los migrantes mexicanos, a quienes acusó de ser violadores y delincuentes. El magnate propuso levantar un gigantesco muro sobre la frontera entre México y Estados Unidos y dijo que obligaría a pagarlo al gobierno mexicano.

En distintas ocasiones, el gobierno mexicano ha reiterado que dicho muro no será pagado con dinero de los mexicanos, incluso luego de la visita de Trump, en agosto de 2016, el Presidente informó que fue enfático al decirle que México no pagará el muro.

Vía: Excélsior