Los bloqueos de la disidencia magisterial al transporte ferroviario de carga en Michoacán, ya causaron pérdidas que rebasan los 700 millones de pesos en el sector acerero y, de continuar este problema, la producción de acero en algunas plantas siderúrgicas se paralizaría a partir del próximo 4 de agosto, afectando varios sectores con implicaciones para más de 17 mil empleados.

Esto, según informes de la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y del Acero (Canacero), la cual resaltó que “los acereros del país reconocemos la trascendencia de la Reforma Educativa para el desarrollo futuro y el mejoramiento del nivel de vida de todos los mexicanos”.

“Aun y cuando respetamos la libertad de expresión, nos oponemos a cualquier acto que violente los derechos de los ciudadanos en aras de demandas específicas de un grupo de interés como es la CNTE (Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación)”, subrayó la agrupación.

Por lo tanto, acentuó, rechazamos los bloqueos ilegales al servicio público de transporte ferroviario de carga que han estado ocurriendo en Michoacán en fechas recientes, los cuales no solo afectan a las empresas instaladas en este Estado, sino a la industria siderúrgica en general que opera en todo el país.

“Dicho bloqueo de vías ferroviarias está afectando gravemente el suministro de materias primas para la industria siderúrgica, poniendo en riesgo la continuidad de los procesos productivos de varias empresas del sector, de continuar esta problemática puede verse afectada la producción de hasta siete millones de toneladas de acero este año”, indicó la Canacero.

Puntualizó que la toma ilegal de vías férreas impide el transporte de más de 20 mil toneladas al día de mineral de hierro y chatarra, materias primas básicas y fundamentales para la fabricación de acero. Al mismo tiempo, imposibilita el abastecimiento de planchones de acero desde Lázaro Cárdenas que sirve de materia prima a varias plantas de laminación en el país e impide la entrega de productos finales de acero a nuestros clientes.

“De continuar el bloqueo de vías férreas, la producción de acero en algunas plantas siderúrgicas se paralizaría a partir del próximo 4 de agosto, afectando a los sectores automotriz, línea blanca, metalmecánico y construcción, además de las implicaciones para más de 17 mil empleados y contratistas. Al día de hoy las afectaciones al sector ya rebasan los 700 millones de pesos, perdidas que podrían incrementarse considerablemente de continuar los bloqueos”, recalcó la citada Cámara.