Si sólo estás contando los días para la siguiente quincena, y cuando por fin llega, se te escurre como agua entre las manos, es probable que no tengas finanzas saludables o tengas deudas por ahí. Pero te has preguntado, ¿por qué el dinero no te rinde?

A continuación te damos algunas razones con las cuales te podrías identificar.

No diferencias entre gustos y necesidades

Un problema por el que no te rinde la quincena, es el destino de tus gastos. Independientemente de su periodicidad, muchas veces destinas tu dinero a bienes o servicios que no son necesarios y que acaparan buena parte de tu quincena.

Es decir, gastas sin diferenciar entre gustos y necesidades. Pregúntate, ¿cuántas veces has pedido prestado para comprar la despensa del mes, porque utilizaste el dinero en algo que querías y no era indispensable? Para que no te siga sucediendo, es necesario que registres tus gastos y los clasifiques en fijos y variables.

Los fijos son aquellos de los que no puedes prescindir, por ejemplo: alimentación, transporte, luz, gas, renta, etc. Y los variables son los que cambian de acuerdo a tus gustos y actividades, por ejemplo: comprar ropa, comer fuera de casa, ir al cine, al fútbol, etc. Una vez que los tengas clasificados, cuando llegue tu quincena, enfócate en cubrir los fijos (no olvides ahorrar) y ahora sí, lo que te sobre, úsalo para cumplir algunos gustos.

No utilizas correctamente tu tarjeta de crédito

Dar los famosos “tarjetazos” como dinero extra para tapar hoyos cada quincena y no tener presente la fecha de corte y de pago, son acciones que afectan tu bolsillo. Pero si además estás acostumbrado a pagar el mínimo de la misma, ésta se convertirá en un dolor de cabeza permanente, ya que te la vivirás pagando intereses y el destino preferido de tu sueldo será tu tarjeta de crédito.

Vives en el presente y nada más

Para administrar correctamente tu dinero es necesario tener objetivos y planes a futuro, si no es así, la probabilidad de que gastes por impulso “sin importar el mañana” es alta. Frases como: “lo importante es vivir el presente” o “ya veré cómo me las arreglo después”, son estandartes del pensamiento de corto plazo que no benefician tus finanzas personales, y por lo tanto, se convierten en una razón para que no te rinda el dinero. Si vives al día, cada que se te presente una emergencia o evento inesperado tendrás que gastar y sobreendeudarte para afrontarlo. En cambio, si formas el hábito del ahorro no sólo podrás comprarte algo a futuro, sino que ya no vivirás al día porque contarás con un fondo de emergencias que te ayude en este tipo de situaciones, así tus próximas quincenas rendirán más.

Eres influenciable

Un aspecto importante para realizar una compra, es la opinión de alguien cercano o los diferentes mensajes publicitarios que ves en los medios de comunicación. Sin embargo, debes tomar en cuenta que el objetivo de la publicidad es vender, y por otro lado, si un familiar o amigo tuyo te aconseja que compres algo, no necesariamente debes hacerlo, recuerda que no todos tienen la misma capacidad de pago. Antes de adquirir, es necesario que hagas un presupuesto para determinar si puedes pagar o vas a comprometer dinero que necesitas para aspectos más importantes. No te dejes llevar por la moda o lo que te digan otras personas, se trata de dinero que conseguiste con el esfuerzo de tu trabajo.

Tus gastos son mayores a tus ingresos

Adquirir bienes o servicios que salen de tu presupuesto sin duda se convierte en un motivo para que no te alcance el dinero. No gastes en aspectos que salen de tu presupuesto, ya que la quincena nunca te va a rendir. Actualmente la oferta y competencia del mercado es mayor, lo que beneficia a consumidores porque tienen más opciones de calidad a mejores precios. Seguramente puedes conseguir muchas adecuadas a tu economía, si te das el tiempo de buscar y comparar. De esta manera, el dinero no se te escapará cada 15 días.

Cargas con efectivo todo el tiempo

Traer mucho dinero en efectivo no es la mejor decisión, en primer lugar es una tentación de gasto que te puede absorber dinero. En segundo lugar es un riesgo latente porque te lo pueden robar o lo puedes extraviar. En lugar de cargar efectivo, procura utilizar tu tarjeta de débito, es más segura y tiene aceptación en gran cantidad de establecimientos.

Le eres fiel a una marca o establecimiento

Todos tenemos lugares favoritos de compra o marcas preferidas, pero hay ocasiones en que sus precios no son los más económicos, y simplemente por la fidelidad que le tienes a los mismos, evitas adquirir en otro establecimiento o con otra marca. Por ejemplo, es posible que siempre hagas tu despensa en el mismo supermercado, pero quizá hay productos más económicos y de la misma calidad en otros establecimientos. Date el tiempo de explorar otras alternativas y dale un respiro a tu quincena.

Tus deudas se han vuelto cíclicas

Probablemente es la razón por la que el dinero no te rinde en la quincena. Lo más preocupante es que se trata de deudas que no finiquitas, y de las cuales sólo pagas intereses, por lo que se vuelve un círculo vicioso: recibir dinero e inmediatamente usarlo. Lo que debes hacer es un plan para liquidarlas, puedes enfocarte en pagar la que más intereses te cobra o tal vez la que puedas eliminar más rápido. Todo depende de lo que más te convenga, el punto es reducirlas y romper este ciclo.

 

Vía: CONDUSEF