Cualquier omisión, registro erróneo o consumos a través de tarjetas de crédito puede situar a las personas en el riesgo de una discrepancia fiscal.

¿Efectúa depósitos bancarios en sus cuentas personales con regularidad? ¿Carga servicios y compras en su tarjeta de crédito, propios y de familiares o amigos? ¿Ha comprado inmuebles, vehículos o joyas últimamente? Estas y otras preguntas podrían ser la pauta para concebir si es que se encuentra en un problema de discrepancia fiscal, con peligro a que le determinen créditos fiscales en su contra.

La discrepancia fiscal nació en 2005 y se define en el Artículo 91 de la Ley de Impuesto Sobre la Renta (isr) como aquella situación en la cual el monto de las erogaciones efectuadas en un año de calendario son superiores a los ingresos declarados por el contribuyente, o bien a los que le correspondía declarar. “Los ingresos de las personas físicas no es lo que facturan, sino la suma de su gasto y todo aquello que incremente su patrimonio (cuentas de ahorro de inversión, terrenos, automóviles, chequeras, casas, terrenos, autos, joyas, etc.), todo eso significa discrepancia fiscal y debe pagar impuestos” , advirtió el Contador Público Iván Rojas Dosal.

Con base a lo anterior, la autoridad fiscal, tiene protocolos de revisión enfocados en verificar que los contribuyentes o personas físicas declaren ingresos suficientes para sustentar “su estilo de vida”.
Es común que en algunas ocasiones, algún tercero o familiar realice depósitos, pagos a préstamos o de tarjetas de crédito de una persona física, para lo cual se recomienda tener cuidado con este tipo de movimientos que no corresponden a un “ingreso” directo de la misma persona física.

Por ejemplo, si realiza un préstamo a un amigo, y éste le paga haciendo un depósito directo a sus cuentas bancarias, es posible que la totalidad de los depósitos efectuados en sus cuentas no concuerden con los ingresos a manifestar en su declaración anual del isr y se presente una discrepancia fiscal.

Igualmente existe un riesgo de caer en discrepancia fiscal cuando una persona física no declare construcciones o remodelaciones a su patrimonio.

¿Qué pasa si el SAT detecta una discrepancia a partir de mi tarjeta de crédito?

Cuando la autoridad detecta diferencias entre los gastos y los ingresos, lo primero que hace es mandar una carta que explica al contribuyente la situación, se le invita a presentar un escrito para responder y comprobar en los siguientes 20 días sus ingresos.

Según datos de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente, se pueden comprobar los ingresos a través de fichas de depósito, hojas de préstamo o copia de cheques.
Sin embargo, es importante destacar que el sat, luego de la presentación de la declaración anual, tiene hasta cinco años para detectar discrepancias.

CADA VEZ MÁS LA AUTORIDAD CUENTA CON MAYOR NÚMERO DE ELEMENTOS DE FISCALIZACIÓN, POR LO QUE EL TEMA DEL ANÁLISIS DE DISCREPANCIA FISCAL NO SE DEBE DE TOMAR A LA LIGERA.

“Vamos a pensar que mi terreno cuesta un millón de pesos y la inversión de la construcción fue de 3 millones. En 5 años que quiera vender mi casa, el notario tiene una escritura que dice “terreno”, si no tengo ninguna licencia ni facturas que soporten esa construcción y yo la quiero vender en 10 millones, será imposible pues en realidad el costo fiscal de mi casa será de un millón. El notario te detendrá el 35% que es la tasa actual de esta cantidad”, añadió el Contador Público Iván Rojas Dosal.

Este tiempo es suficiente, -dado un descuido por parte del contribuyente-, para que la persona haya perdido evidencias del origen de los ingresos o incluso olvidado lo que ocurrió en el pasado, por lo que no tendría modo de comprobar sus ingresos.
En consecuencia podría verse obligado a pagar el impuesto, recargos y actualizaciones, desde el año en que se haya presentado la declaración hasta el año que llegó la notificación por parte del sat.

“Si tu declaraste 2 millones de pesos, pero en tu cuenta de banco entraron 2 millones 600 mil pesos, hay una discrepancia de 600 mil pesos, el tema no es pagar el impuesto del 30% de lo que no declaré, sino cuando venga la pregunta ¿de dónde los obtuviste? Ese es el verdadero tema, el famoso origen del recurso, y si fue en efectivo es incomprobable su procedencia”
dijo el también Director del Corporativo Rojas & Dosal, Iván Rojas

¿Cómo evitar una discrepancia fiscal?

Por lo anteriormente expuesto, se recomienda hacer el análisis correspondiente de sus ingresos y erogaciones, y proceder a documentar adecuadamente cualquier tipo de concepto que carezca de documentación física para soportar en cualquier momento el tema de la discrepancia fiscal.

-Tener por estricto un control de todos los documentos que comprueben sus ingresos.

-Declarar todos los ingresos, incluyendo los que no sean sujetos al pago de isr, como préstamos o donativos, obligatoriamente los que superan los 600 mil pesos. También herencias en especie como carros, joyas y casas.

-Declarar todo al fisco, incluyendo los ingresos que no generen el pago del isr.

-Tener control sobre las tarjetas de crédito, especialmente, a las personas que las comparten con miembros de la familia, pareja o amigos.

Por: Periódico Divergente

Share This