Es importante que cuando se presente un problema reputacional en la empresa, la alta dirección  esté preparada para ello. Los siguientes puntos son útiles para atacar el incidente. Para que una empresa construya credibilidad, necesita no sólo ser exitosa, ética o  arriesgada en sus apuestas,  sino saber comunicar sus logros y fracasos. Muchas empresas prefieren esconder sus tropiezos por miedo a que la competencia se aproveche de esa debilidad para tomar ventajas estratégicas que puedan destruirlas. Sin embargo perder la reputación es inversamente proporcional al enorme esfuerzo de conseguirla y sostenerla. 

¿Qué hacer cuando la reputación de una empresa se ha visto afectada? Tarde o temprano el 95% de las empresas enfrentan crisis con efectos negativos en su imagen pública. Reaccionar con inteligencia, serenidad y método para analizar todos los ángulos de una crisis, es lo mejor antes de emitir ningún comunicado.

A continuación presentamos las 7 recomendaciones para enfrentar una crisis y salir poderosamente fortalecido:

Asumir la crisis sin esquivarla.

Mientras más rápido se asuma la responsabilidad, más rápido se actúa sobre ella. Es indispensable conservar la calma, para evitar acciones reactivas que pueden empeorar la situación. Un líder sabe que una crisis es el momento crucial de su liderazgo, y es capaz de infundir seguridad y confianza entre sus colaboradores.

Analizar la situación.

Una crisis, por definición, es una situación nueva y adversa para la empresa, de modo que hacer lo de siempre, no va a funcionar. Es necesario adaptarse a la nueva situación, y desde adentro, encontrar solución al problema.

Establezca un plan de manejo de crisis y pruébelo.

Es muy importante que se realicen simulacros para probar el funcionamiento del plan. Es mejor probar la eficiencia de éste cuando no se está en condiciones de peligro y con ello se puedan realizar correcciones y mejoras al mismo.

Las crisis son oportunidades.

Durante la crisis se prueba el carácter, los procesos y las personas que trabajan en la empresa, también permite evaluar la fidelidad de los clientes y la calidad de los proveedores. Este conocimiento y las acciones tomadas durante la crisis le permitirán a la empresa emerger más fuerte.

Las respuestas deben ser inmediatas.

Las decisiones se deben de tomar en muchas ocasiones con poca información. Lo más importante es que el personal esté entrenado para detectar una crisis y sepa las actividades que tiene que llevar a cabo.

Hacer equipo.

Debe de tenerse en cuenta que durante el manejo de crisis se deben de emitir comunicados a los grupos de interés. El conocimiento de quiénes serán los responsables y el tipo de comunicación a realizar, permitirá reducir los rumores. Es necesario contar con la inteligencia colectiva del equipo. Ninguna persona puede, por sí sola, lo que un grupo de personas comprometidas.

Aprender a innovar.

Es muy importante tener en cuenta que la recuperación de una crisis reputacional puede tomar varios meses e incluso hasta años. Las empresas deben de aprender de estas experiencias, documentar lo ocurrido y prepararse mejor para la siguiente que se presente.

La reputación corporativa se relaciona con la ética empresarial, las relaciones laborales, la correcta gestión de la diversidad, aspectos medio ambientales y temas de marca, tanto la emitida como la percibida

Por: Periódico Divergente

Share This