Si alguna vez te han llamado para amenazarte con un embargo o una orden judicial, entonces aquí te decimos lo que debes saber para exigir tus derechos.

El Registro de Despachos de Cobranza (Redeco) es un sistema electrónico que contiene información de los bufetes que actúan como intermediarios entre las entidades financieras y el deudor, con el propósito de requerir extrajudicialmente el pago de la deuda, así como negociar y reestructurar los créditos, préstamos o financiamientos otorgados.

Durante el 2016, la Condusef recibió más 28 mil quejas por las malas prácticas de cobro por parte de los despachos, siendo las tres principales causas:

  1. La persona a quien buscan no es el usuario, cliente, socio o deudor.
  2. No se dirigieron de manera educada y respetuosa.
  3. Amenazaron o intentaron intimidar al deudor o a sus familiares.

Conoce lo que pueden y no hacer los despachos de cobranza:

Deben No deben
Identificarse (razón social, dirección, teléfono, entidad financiera que lo contrató, contrato u operación por la que llama, condiciones para liquidar el adeudo, monto del adeudo, condiciones para liquidar el adeudo y correo electrónico o dirección en donde pueden recibir quejas). Utilizar nombres o denominaciones que se asemejen a las de instituciones públicas.
Dirigirse al deudor de manera respetuosa y educada. Utilizar números de teléfono que aparezcan en el identificador de llamadas como “confidencial”, “oculto”, “privado”.
Comunicarse en un horario de 7:00 a 22:00 horas. Amenazar, ofender o intimidar al deudor, sus familiares, compañeros de trabajo o cualquier otra persona que no tenga relación con la deuda.
Documentar el acuerdo de pago, negociación o reestructuración de los créditos, préstamos o financiamientos. Realizar gestiones de cobro a terceros, incluidas las referencias personales y beneficiarios, con excepción de deudores solidarios o avales.
Entregar a la entidad financiera los documentos que contengan los acuerdos referidos. Enviar documentos que aparenten ser escritos judiciales.
Tratar los datos personales de conformidad con la normativa aplicable en la materia. Recibir por cualquier medio y de manera directa el pago del adeudo.

Recuerda que los despachos de cobranza no deben amenazarte con enviarte a la cárcel, embargar tu patrimonio o pegar papeles en tu domicilio, pues éstas acciones requieren primero de una orden judicial y tampoco se notifican vía telefónica. Si tienes alguna queja al respecto, preséntala ante la Redeco.

Vía: Bancomer