De acuerdo con su informa anual, Burberry tuvo que destruir todos los productos que no se lograron vender en el último año con el propósito de evitar el robo o venta a menos precio de sus exclusivos diseños-

La marca de lujo declaró que en el último año la cantidad de productos destruidos fue mayor, sin embargo, en esta ocasión el excedente alcanzó un valor de 28.6 millones de libras esterlinas.

Una de las principales razones por las que se tuvieron que eliminar miles de fragancias con un valor de 10 millones de libras esterlinas, fue el acuerdo que firmaron con la marca Coty.

La prestigiosa marca afirmó que la energía generada en esta quema fue almacenada, por lo que el proceso no contamina. “Burberry es muy cuidadosa al tratar de minimizar la cantidad de existencias sobrantes que producimos. En los casos en que es necesario deshacerse de los productos, lo hacemos de manera responsable y buscando siempre la forma de reducir y revaluar nuestros residuos”, aseguró un portavoz de la compañía.