Actualmente vivimos en una nueva “guerra por el talento”, quien tenga al personal con mayor productividad y desempeño, cuenta con ventajas sobre otras organizaciones.

Las áreas de Recursos Humanos enfrentan diferentes retos: nuevos modelos de negocio, la velocidad de nacimiento y adopción de nuevas tecnologías, la omnipresencia de las redes sociales, y la coexistencia de tres generaciones en la fuerza laboral (Baby boomers, Generación x y Millennials), -entre otros factores-, por lo que están obligadas a alinearse a las nuevas demandas del negocio y la fuerza laboral, y repensar la forma en la cual agregan valor a la empresa. De acuerdo al estudio titulado “Transformación de la función de Recursos Humanos, la revolución para una gestión estratégica del talento” realizado por Alberto Mondelli, la función de Recursos humanos tradicional está haciéndose obsoleta muy rápidamente ante los cambios radicales en las organizaciones y las personas. Con el objetivo de que las empresas atraigan, retengan y desarrollen el talento que se requiere para cumplir las metas del negocio, Alberto Mondelli, Socio líder de asesoría en capital humano y cambio organizacional para América Latina de KMPG México, asegura
que es necesario revisar el modelo de servicio para actualizar su estructura, procesos, así
como capacidades tecnológicas y humanas.
En entrevista para divergente, Mondelli aseguró que en la actualidad se vive una era del ‘talentismo’ en la cual la principal ventaja competitiva de las organizaciones es contar con el talento adecuado en calidad y número de manera oportuna. “Es una paradoja que, aún con altas tasas de desempleo, las organizaciones enfrentan dificultades
para retener personal con habilidades”, dice.

Nueva Gestión de Recursos Humanos basada en evidencias

Existe un nuevo modelo de gestión de recursos humanos basada en evidencias que está ganando terreno en las organizaciones. Según Alberto Mondelli, este nuevo modelo permite a las empresas mirar hacia la calidad de los resultados, a través de datos, análisis e investigación para entender la conexión entre las prácticas de gestión de capital humano y los resultados del negocio, tales como rentabilidad, satisfacción del cliente y calidad.
Con esto se puede medir la calidad de la gente que se está recltando, es decir, saber y medir su desempeño a corto, mediano y largo plazo, incluso conocer quiénes fueron las personas dentro de la empresa que participaron en esos proceso de selección y establecer récords de los mejores reclutadores que impactan en la productividad, la satisfacción del cliente y la rentabilidad del negocio. También propone utilizar la información e indicadores que miren al futuro, arrojen
cifras y resultados medibles para el área y les abran la puerta a los trabajadores para participar de manera más activa en la estrategia de la compañía. Según el informe, “Delineando estrategias, una visión de KMPG”, el mayor reto es modificar los paradigmas: que RRHH deje de verse a sí misma como una función de apoyo a la empresa. Por el contrario, es imperativo erigirse en un área de negocio que impacta directamente los resultados financieros y que entregue beneficios tangibles a la organización.

 

 

“La gente está cambiando su manera de pensar, comportarse y trabajar, y quienes están encargados de atraerlos, retenerlos, desarrollarlos y liderarlos deben transformarse en consonancia”:
Alberto Mondelli

Por: Periódico Divergente