Al cierre del 2015, se reportó el robo de 609 mil 547 teléfonos celulares en México, lo que representó el hurto de mil 670 dispositivos al día y un aumento de 37.8 por ciento comparado con un año antes, reveló Gabriel Székely, director general de la Asociación Nacional de Telecomunicaciones (ANATEL).

En el marco del primer aniversario de “Nos importa México”, una campaña dentro de América Latina que busca generar un ambiente móvil más seguro, el ejecutivo consideró que la incidencia de este delito va al alza.

“Aunque los datos de 2015 son reveladores, el conteo que realizamos desde 2012 y hasta marzo de 2016 arrojó que la cifra de teléfonos móviles robados alcanzaba ya el millón 705 mil (en México)”, apuntó Székely.