Un equipo de investigadores de la Facultad de Física de la Universidad de Varsovia ha creado un microrobot suave de 15 milímetros que sólo necesita luz para poder moverse.

El microrobot está fabricado con elastómeros de cristal líquido (LCEs, por sus siglas en inglés), materiales inteligentes que cambian de forma cuando se expone a la luz visible. Su cuerpo se contrae como una oruga forma olas para impulsarse hacia adelante.

Sus desarrolladores dijeron que el robo-oruga puede subir pendientes pronunciadas, meterse en espacios minúsculos y mover objetos diez veces su tamaño.

Una máquina tan pequeña puede funcionar en entornos difíciles podrían ser utilizados para la investigación científica, incluso podría usarse como gadget de espionaje si logran conectar una cámara o un micrófono a la misma. Además podrían adoptar el método del dispositivo para hacer algo un poco más grande.

Los robots blandos no son fáciles de hacer, ya que requieren un conjunto muy diferente de componentes de sus homólogos rígidos. Es aún más difícil construir las partes que usan para su locomoción.

Con información de Engadget.