De acuerdo con información de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, en 2016 se registraron 113 mil 23 reclamos relacionados con fraudes electrónicos. Aquí te daremos unos tips para estar prevenido.

Seguramente has escuchado testimonios de personas que reciben en su celular mensajes de texto (SMS) que provienen de supuestos bancos en los cuales les notifican cargos no reconocidos, les solicitan comunicarse a un número de teléfono para que un presunto empleado atienda la llamada y pida una confirmación de datos, así como el número de tarjeta y clave de seguridad con la finalidad de hacer compras por internet o vía telefónica.

Otra manera en la que operan es mediante correos electrónicos, en los que avisan de una suspensión de cuenta, de cargos indebidos, retención de depósitos, etcétera; invitan al usuario a dar click a una liga que los lleva a un sitio falso con el propósito de obtener el número de tarjeta y las claves de acceso.

Estos fraudes son conocidos como vishing y phishing respectivamente, dos modalidades de delito en los que la propia víctima proporciona los dígitos del plástico y contraseñas.

No caigas en ese tipo de engaños y toma en cuenta una serie de consideraciones para que estés prevenido ante dichas situaciones.

  1.    Los bancos nunca solicitan datos financieros o personales, solamente cuando el cliente necesita un servicio o aclaración.
  2.    Ten a la mano los números oficiales de atención a clientes de tu banco.
  3.    Recurre al servicio de sistema de alertas para celular.
  4.    Si te llaman para pedirte datos, cuelga de inmediato y repórtalo a la institución financiera.
  5.    Si otorgaste información por distracción o descuido, comunícate al banco y bloquea las tarjetas y canales electrónicos.
  6.    Restringe las consultas de tu historial crediticio a través del Buró de Crédito.

Para evitar los fraudes electrónicos considera lo siguiente:

  1.    No abras mensajes de destinatarios desconocidos o mensajes alarmistas de aclaraciones y consumos que no identificas.
  2.    Cuando un banco te pide actualizar tus datos, te indica que acudas a la sucursal.
  3.    Si usas banca en línea recuerda cerrar tu sesión.
  4.    No te conectes a las redes WiFi abiertas o públicas.
  5.    Si vas a acceder al portal de un banco revisa que la terminación sea https y que aparezca un candado en el navegador.

Aprende a prevenir y enseña a los demás a hacerlo.