APUNTES DE UN LÍDER
Por: Eduardo Padilla Uranga

Si te preocupas genuinamente del bienestar del personal, dentro y fuera del lugar de trabajo, lograrás
generar confianza y con la confianza se crea el compromiso.

Un dicho militar dice: “Si no eres un buen líder, te dispararán por la espalda”.

La estrategia que los líderes aplican para que los empleados se identifiquen con la empresa, es inocular
un concepto de pertenencia que crea una sensación de algo compartido.

Una vez escuche a un gerente decir: “Lo importante es convencer al maestro de obras, de que está
construyendo un hogar, no tan solo poniendo ladrillos”.

El deseo de todo líder es que su gente sea productiva, y sabe que la productividad se logra apoyados,
por supuesto, en el entusiasmo y compromiso de la gente, pero también mediante normas de trabajo
que estimulan la flexibilidad y la cooperación en todos los ámbitos de la empresa.

Las herramientas más importantes para asociar a los empleados son la garantía de empleo y un
estimulante ambiente de trabajo.

Otra manera de forjar comunidades competitivas es el entrenamiento, pero la enseñanza más
importante es como liderar, no de que manera administrar ni ser capataz.

Estamos conscientes de que nuestro mercado depende de nuestra personalidad y entusiasmo. Distintos
tipos de personalidad, tan solo tienen enfoques y prioridades distintas, tendrán éxito si sus valores son
genuinos, no porque sean mejores sus métodos y valores sino porque son capaces de transmitírselos a
su cliente.

El mercado, es decir, el conjunto de clientes que tienen una necesidad que tú puedes satisfacer, está
íntimamente dependiente de tu personalidad y de tu entusiasmo. En toda organización debemos
aprender lo necesario para ser eficaces e innovar.

Una de tantas tareas de los líderes es evaluar cómo utilizar sus escasos recursos (gente y dinero) donde
sean más provechosos. El líder se enfoca en resultados y sabe aprovechar las oportunidades. Reconoce
que las buenas intenciones no bastan, las intenciones son buenas sólo si se transforman en hechos.
Toda innovación exige disciplina. Lo que significa estar dispuestos a abandonar los esfuerzos vanos o
que no van en la dirección correcta.

La innovación no es ser brillante: es ver necesidades y convertirlas en oportunidades. El líder sabe que el mejor esfuerzo es el que produce frutos significativos. “Los cambios se demuestran por los frutos”
En una sociedad que cambia continuamente, nuestros problemas también cambian. Entonces las
soluciones también deben cambiar.